Las patentes de Toyota sobre el coche eléctrico deberían estar guardadas en un cajón al fondo de una celda de alta seguridad en un quinto piso bajo tierra y seguridad militar. Deberían: sin duda, son la pata fundamental sobre la cual se ha basado el presente y el futuro de Toyota. Sin embargo, la marca ha decidido liberalizar las patentes sobre el coche eléctrico, en un intento de popularizar esta tecnología.

En Toyota afirman que la tecnología está ya madura y que quieren ayudar a que los coches híbridos y eléctricos se popularicen, que puedan ayudar a nuevas marcas para desarrollar coches poco contaminantes. En total, Toyota ha liberalizado 23.740 patentes relacionadas con la electricidad, patentes desarrolladas durante los últimos 20 años. ¿Es Toyota una hermanita de la caridad que quiere ayudar a los demás? Pues no, claro que no.

Coche eléctrico, híbrido y de combustión interna convivirán a partes iguales en 2040

“Teniendo en cuenta la gran solicitud de información sobre nuestras patentes de sistemas de electrificación hemos visto la necesidad de popularizar nuestra tecnología híbrida y eléctrica. Creemos que ha llegado el momento de la cooperación. Si el numero de coches electrificados sigue aumentando al ritmo actual, en los próximos diez años será la tecnología más habitual y ahí es donde esperamos jugar un papel clave apoyando ese proceso.” Afirma Shigeki Terashi, Vicepresidente Ejecutivo de Toyota.

Dicho de otra manera: Toyota liberaliza sus patentes para que todo el mundo pueda usarlas. Obviamente, los competidores de Toyota no las utilizarán, ya que las marcas ya cuentan con su propia tecnología y tampoco estaría bien visto que un Peugeot utilizase tecnología eléctrica de Toyota. Ahora bien, marcas más pequeñas sí pueden apoyarse en estas patentes, de las cuales Toyota no sacará nada de manera inminente, pero sí en el largo plazo, gracias al soporte técnico que ofrecerán.

Si Toyota consigue que su tecnología eléctrica sea protagonista y lo habitual en el mercado de los coches nuevos, no cabe duda que Toyota tendrá el poder en sus manos. Será, en la práctica, la que gestione buena parte de los coches electrificados gracias a su propia tecnología. Veremos si la jugada les sale bien o si es un error estratégico histórico.

*Artículo original publicado por Raúl Salinas en Topgear.es