Directos a la línea de inspección

La clave de la ITV digital es que se salta todo el proceso administrativo previo a la inspección, con lo que se ahorra tiempo e interacciones personales. No es que no haya que presentar la documentación (permiso de circulación, ficha técnica, DNI y recibo del seguro) o no haya que pagar (en este enlace tienes los precios de la ITV), es que todo esto se hace desde hace casa.

Con todo el papeleo listo antes de arrancar el coche, una vez en la estación, el conductor se coloca directamente en la línea de caja (mejor si es con cita previa) y entrega la documentación al técnico.

“Este sistema es el único en el sector de las ITV y se ha ido extendiendo a la mayoría de sus estaciones en Madrid y a muchas fuera de la Comunidad”, aseguran desde Itevelesa. “Al tratarse de una ITV rápida, cómoda y sin esperas, los centros de la Comunidad de Madrid están viendo cómo se incrementa cada vez más la demanda de este servicio, fundamental hoy en día”.

ITV 2020: estos son todos los cambios, cómo pasarla, medidas de seguridad…

Con la obligatoriedad de solicitar cita previa para la ITV, Red Itevelesa ha digitalizado su proceso de cita y compra online, permitiendo así gestionar un mayor volumen de peticiones y citas de forma automática a través de su página web y su call center.

Desde que retomaran su actividad, la estaciones de Itevelesa (casi 90 en toda España) han realizado ya cerca de un millón de inspecciones. Gracias al sistema de cita previa, de momento, afirman no haber sufrido saturación ni aglomeraciones (que es lo que temía el sector al calcular que cerca de cinco millones de coches habían visto caducar su ITV durante el estado de alarma).

*Artículo original publicado en Autobild.es