Esta es la paradoja USB: incluso aunque lo insertes bien, a veces no quiere entrar. El creador del USB, Ajay Bhatt, se arrepiente de no haber usado un diseño reversible. Pero existe una razón de peso para que no lo sea.

El indio Ajay Bhatt lideró el equipo de Intel que diseñó el conector USB, a partir de una idea suya. Parece que fue ayer, pero han pasado 25 años. Cuando creó el diseño del conector USB tomó la decisión de no hacerlo reversible porque eso implicaría usar el doble de cables para que funcionase igual en las dos direcciones, con lo que aumentaría el coste.

Por aquel entonces un único conector para todas las conexiones era una idea muy loca, y para que funcionase sabía que tenía que convencer no solo a sus jefes de Intel, sino a docenas de fabricantes de periféricos y ordenadores importantes: HP, Dell, Apple, Microsoft, Canon, etc. Un punto clave para convencerlos era que el conector fuese muy barato de fabricar, por eso redujo al máximo los componentes y cables, y así perdió la opción de ser reversible.

Almacenar datos en polvo, la alternativa sostenible que destronará a la memoria USB

Ajay Bhatt reconoce que los USB no son fáciles de insertar, pero hizo todo lo posible para ayudar a los usuarios. Por ejemplo, desechó los conectores circulares que se usaban en aquella época, porque fallaban aún más que un diseño rectangular, que aumenta las posibilidades de éxito a un 50%.

Además recuerda, y no le falta razón, que antes del USB los puertos del PC eran aún más complicados de conectar, y existían casi una docena diferentes: el del ratón, el de la impresora, el de los discos externos… Puede que el USB no sea perfecto, pero simplificó mucho las cosas.

Hoy en día este problema ya no existe, pues el nuevo USB Tipo C que ya usan la mayoría de los periféricos y ordenadores nuevos, es reversible.

A veces nos quejamos del diseño o la funcionalidad de cierto hardware, sin pararnos a pensar que existen condicionantes que no conocemos.

En el caso del USB era el coste de fabricación, que tenía que ser lo más bajo posible para que los fabricantes de ordenadores y periféricos aceptasen usar el nuevo conector. Por suerte, así fue… aunque nos haya causado tantas molestias durante 25 años…