Tecnología

Estos son los errores que no debes cometer al preparar una ensalada

trucos preparar ensalada

Las ensaladas son preparaciones culinarias versátiles, sanas, deliciosas y nutritivas, sobre todo si sabes imprimirles variedad y buen gusto, así como alimentos con todos los macronutrientes. Estos son algunos errores frecuentes que no debes cometer.

Las combinaciones de ingredientes a la hora de preparar una ensalada son prácticamente infinitas, y el resultado puede ser tan saciante como sabroso, además de brindar al organismo todos los nutrientes que necesiramos.

El secreto que no sabías sobre el bote de los líquidos de conserva

No obstante, hay muchos fallos comunes al preparar ensaladas que se repiten, con consecuencias como aliños y salsas demasiado grasos y caloricos, ensaladas sosas que no agradan al paladar o carencias nutricionales. Repasamos algunos de estos errores para que tengas la oportunidad de enmendarlos.

Fallos comunes a la hora de hacer una ensalada

  • Empapar las hojas de aderezo: Especialmente si este es fuerte, es mejor el defecto que el exceso de aliño. Rodea el perímetro de la ensalada desde fuera hacia dentro, procurando que sea uniforme.
  • Añadir todos los ingredientes que encuentres: Experimentar es fantástico, pero para ponerte creativo no necesitas que tu ensalada sea un cóctel sin sentido de ingredientes. Incorpóralos poco a poco, haz pruebas e inspírate con recetas procedentes de libros de cocina, canales de YouTube o blogs especializados.
  • Cortar trozos muy grandes: Sobre todo en el caso de las verduras, intenta que los pedacitos sean del mismo tamaño, troceando en trozos pequeños los brotes, el tomate, el pimiento o la cebolla.
  • Uniformidad sosa: Si no quieres paladear una ensalada aburrida, opta por la variedad de texturas, incorporando ingredientes crujientes, blandos, secos…
  • No preparar la cebolla cruda: Los expertos recomiendan o salar la cebolla previamente y dejarla reposar diez minutos o sumergirla en agua con hielo. Ambas tácticas propician que el sabor picante disminuya y que los aspectos dulces y sabrosos de la cebolla se vuelvan más pronunciados. 
  • No hacer tu propio aliño: Preparar tu propia vinagreta con aceite, un elemento ácido como el vinagrem sal y pimienta o jugo de cítricos es muy sencillo y resulta más sano y económico.
  • Servirla en un plato demasiado pequeño: Emplear un plato o tazón de tamaño minúsculo no te ayudará a comer la ensalada con comodidad.
  • Tomates cherry enteros: Es recomendable trocearlos al menos por la mitad.
  • Lechuga mojada: Es fundamental escurrir bien la lechuga después de lavarla o de lo contrario, se acumulará el agua y licuará el aliño, haciendo que la preparación pierda sabor.
  • Aliñarla demasiado pronto: Si no quieres que la lechuga o la espinaca se marchiten, lo idóneo es añadirlo justo antes de comer.
  • Siempre fría: Existen ensaladas templadas deliciosas con ingredientes como picatostes recién hechos, setas o gambas.
  • Escasa variedad: Tu ensalada debe contar con los cinco grupos de alimentos que la ciencia ha demostrado que promueven la salud del cerebro, clave para un cuerpo sano: frutas, verduras, granos integrales, legumbres y alimentos ricos en Omega -3.
  • Sin sazón: Las especias, la sal y la pimienta no deben faltar para un delicioso sabor. Si optas por salsas como la mayonesa, la salsa agria, la salsa de yogur u otros aderezos, es recomendable que sean caseros.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.