Por supuesto, lo más gracioso ha sido la repercusión que la historia ha tenido en TwitterAlgunos usuarios de la red social empezaron a compartir sus incidentes en la red, también causados por vacas, elefantes o llamas, algo que ocurre frecuentemente en Bolivia, Chile, India o Sudáfrica. También contaron historias sobre perros y gatos que muerden cables.

Mucha gente inundó la red social con bromas y con juegos de palabras. De momento, Urs Hölzle no ha contestado a las preguntas de Business Insider.