Motor Tecnología

Los coches eléctricos ayudan a limitar el cambio climático en el 95% del mundo

Los coches eléctricos ayudan a limitar el cambio climático en el 95% del mundo

Un estudio confirma que los vehículos eléctricos ayudan a limitar el cambio climático en la mayor parte del mundo, excepto en países como India y Polonia, donde los conductores recargan las baterías con electricidad de las centrales eléctricas de carbón altamente contaminantes.

El futuro de la movilidad será eléctrico (al menos híbrido) o no será. Cada vez más investigaciones confirman la eficacia del transporte eléctrico para combatir el cambio climático y reducir las emisiones contaminantes que emitimos a la atmósfera. Un nuevo estudio publicado en la revista Nature Sustainability confirma que los vehículos enchufables emiten menos gases de efecto invernadero que los modelos de gasolina y diésel durante la vida útil de un automóvil, incluyendo la extracción de metales o litio para baterías, fabricación, conducción de 150.000 kilómetros y residuos finales.

Algunos estudios anteriores han cuestionado el verde de los vehículos eléctricos (EV), especialmente debido a las altas emisiones vinculadas a la fabricación de baterías. Sin embargo, las emisiones siguen siendo mucho más reducidas al compararlas con los automóviles de gasolina promedio, tal y como destaca  el autor principal, Florian Knobloch, del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Radboud en los Países Bajos.

Los 5 países donde hay más ayduas para comprar un coche eléctrico

El estudio dijo que tenía sentido conducir un automóvil eléctrico en lugar de un vehículo de combustible fósil en los principales mercados, incluidos China, Estados Unidos y casi toda Europa. En conclusión, estos vehículos ayudan a limitar el cambio climático en un 95% del planeta. ¿Cuáles son las excepciones? Aquellos países en los que los coches eléctricos precisan abastecerse de electricidad generada a partir de plantas a carbón: estos lugares son India, República Checa, Estonia, Polonia y Bulgaria. 

A medida que las fuentes de electricidad cambien de combustibles fósiles a energías renovables como la energía hidroeléctrica, solar y eólica, los vehículos eléctricos se volverán relativamente más atractivos. India, por ejemplo, está cambiando a la energía solar para que los vehículos eléctricos tengan sentido en unos pocos años, reveló Knobloch, no sin recordar que es mejor no conducir directamente ningún coche. En la actualidad el transporte representa aproximadamente una cuarta parte de las emisiones totales de dióxido de carbono relacionados con el consumo energético en todo el mundo.

Los beneficios de conducir vehículos eléctricos son más altos en países con pocos combustibles fósiles en la generación de electricidad. “Las emisiones promedio de por vida de los automóviles eléctricos son hasta un 70% más bajas que las de los automóviles de gasolina en países como Suecia y Francia“, señalan los autores. Estos países obtienen la mayor parte de la electricidad de la energía nuclear y mix de fuentes renovables.

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la flota mundial de automóviles eléctricos superó los 5,1 millones en 2018, lo que constituye un incremento de 2 millones desde 2017. China lideró las ventas con 1,1 millones en 2018. Sin embargo, a nivel mundial su prsencia continúa siendo, al menos de momento, residual: solamente suponen el 1% del total mundial flota de vehículos.

Para combatir el cambio climático: dieta vegetariana, vida sin coche y menos hijos

Los gobiernos tienen “oportunidad histórica” ​​para acelerar la transición de energía limpia, dice la AIE. Por ejemplo India se ha comprometido a aumentar la porción de energías renovables en su combinación de energía a 175GW para 2022, con el objetivo de aumentarla a 450GW a largo plazo.

“Los vehículos eléctricos son mejores que los de gasolina o diesel en todos los países de Europa. Esto también incluye a Polonia ”, dijo a CHN Lucien Mathieu, analista de transporte y movilidad eléctrica de la ONG Transport & Environment. Por otro lado, existen diferencias abismales en la huella de carbono de la fabricación. Por ejemplo Tesla se sirve de energía solar limpia en su Gigafactory en Nevada para ensamblar paquetes de baterías y reducir las emisiones.

Fuente | Climate Home News

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.