WhatsApp, Instagram y Facebook Messenger van a permitir conversaciones cruzadas entre las 3 aplicaciones. Los rumores sobre esta integración se vienen publicando desde el año pasado. El objetivo sería unir los servicios de mensajería principales que pertenecen a Facebook.

Según adelanta el portal especializado WABetaInfo, la integración se encuentra ya en marcha y Facebook está trabajando para poder lanzarla en un futuro.

Esto no significa que WhatsApp, Instagram y Facebook Messenger se vayan a convertir en una sola aplicación, sino que los usuarios de dichas plataformas podrán comunicarse entre ellas sin necesidad de estar saltando de una a otra.

Facebook, Google y Twitter detienen su colaboración con la Policía de Hong Kong

Por ejemplo, si uno de tus contactos no tiene cuenta en Instagram pero sí en Facebook Messenger podrías hablarle a través de Instagram, y él recibiría los mensajes en Messenger como si estuvieseis utilizando la misma app.

Gracias a esta unificación, Facebook conseguiría manejar la mayor plataforma de mensajería instantánea del planeta. Los datos de Statista indican que Messenger y WhatsApp agrupan a un total de 2.900 millones de usuarios únicos en el mundo, mientras que 1.000 millones de personas utilizan Instagram cada mes. Es decir, juntas suman cerca de 4.000 millones de usuarios.

Alessandro Paluzzi, desarrollador de WaTweaker, ya ha mostrado algunos avances de este proyecto. Todavía no se conocen demasiados aspectos de la integración, pero a través de las siguientes imágenes es posible obtener una idea general de cómo será esta unificación, concretamente de Facebook Messenger integrado en Instagram:

Messenger va a ofrecer la opción de chatear directamente con los usuarios de Instagram, y también de utilizar funciones como los stickers o el reenvío de mensajes.

Además, WABetaInfo también detalla que se ha detectado una base de datos en WhatsApp para gestionar los mensajes desde Messenger. Esto se puede observar en el código de la última actualización de Facebook Messenger, lo que significa que la integración ya está en marcha aunque no se haya anunciado oficialmente.

Por último, hay que tener en cuenta que todos estos progresos se encuentran en una fase inicial, y que por lo tanto no existe una fecha definitiva en que la integración estará disponible.