Social Media

Por qué los gigantes tecnológicos deben cambiar su modelo de negocio y no solo disculparse

Las revelaciones más importantes de los documentos secretos de Facebook publicadas por el Parlamento Británico

En los últimos meses hemos escuchado disculpas de los CEO de las empresas tecnológicas más importantes del mundo, por hacer un mal uso de los datos de las personas que utilizan sus servicios, pero estos gigantes tecnológicos también deben cambiar su modelo de negocio.

Varios CEO de las principales empresas tecnológicas se han disculpado con sus usuarios por la dificultad que presenta abandonar sus plataformas online, así como por la imposibilidad de borrar las huellas de sus clientes en la Red. Y es que los gigantes tecnológicos que gobiernan Internet y la tecnología tienen modelos de negocio que deben cambiar para proteger la privacidad de las personas que utilizan sus servicios, y por eso no sirve solo con disculparse.

Los modelos de negocio de muchas empresas de tecnología van en contra de la ética que toda empresa que maneja datos personales debería tener, es decir, en la mayoría de las ocasiones la privacidad de los datos es algo imposible a lo que llegar como negocio online.

La publicidad y la personalización de la misma son probablemente las mayores culpables, ya que los ingresos de los grandes gigantes tecnológicos se basan en los anuncios que se muestran en sus plataformas y que atraen a las personas a su consumo.

Por eso los usuarios están empezando a demandar nuevas formas de administrar sus datos, y mayor responsabilidad por parte de las empresas tecnológicas. Los dispositivos tecnológicos que se utilizan también obtienen información de nuestras búsquedas, y tienen un control sobre nuestros datos excesivo.

El principal problema se da cuando queremos abandonar algunas de las plataformas online o redes sociales que utilizamos y de las que formamos parte, ya que esta tarea puede resultar casi imposible y conlleva que nuestros datos nunca se borren completamente debido al mal uso que hacen de ellos muchas corporaciones.

Así, en este último año se están creando nuevas redes sociales alternativas que respetan la privacidad de las personas que las utilizan, y que no están a merced de las grandes marcas publicitarias.

Aunque muchas de las antiguas plataformas están intentando hacer esfuerzos por enmendar sus errores, se han encerrado en modelos de negocio de los que es muy difícil escapar una vez que entras. Por ejemplo, en el último año Mark Zuckerberg ha tenido que disculparse hasta en 12 ocasiones, pero esto no ha sido suficiente para que las personas vuelvan a confiar sus datos de la misma forma en que venían haciéndolo en años anteriores.

Pero no toda la culpa es de los gigantes tecnológicos, sino de la oferta en Internet, y la falta de alternativas a las mismas hasta hace poco. Los monopolios de Faceboook, el sistema operativo Android de Google, la web de comercio electrónico de Amazon, no dan mucha elección a las personas usuarias para escoger las redes sociales que quieren utilizar y cómo quieren que administren sus datos las mismas.

Cambridge Analytica conocía la ideología de los usuarios por sus gustos en moda

Incluso después de grandes escándalos como el de Facebook con Cambrydge Analytica, la red social con más usuarios del mundo agregó un millón de usuarios mensuales en Estados Unidos, y en Canadá también. Es decir, a pesar de que las personas que utilizamos estas plataformas online somos conscientes de que nuestros datos no se administran correctamente, seguimos siendo fieles a las mismas y tenemos miedo de abandonarlas, ya que muchas veces es el único medio de comunicación que tenemos con amigos y familiares.

La campaña que se realizó llamada #DeleteUber  (borra Uber) debido a las discriminaciones que se producían en sus lugares de trabajo, los protocolos comerciales, y los precios de explotación hicieron que los usuarios estadounidense se cambiaran a la alternativa Lyft, empresa que se benefició enormemente de los problemas de Uber, como informa TechCrunch.

Por eso es tan necesaria la competencia con los gigantes tecnológicos, para que si en un momento dado queremos cambiar de plataforma online, podamos hacerlo sin sentirnos obligados a quedarnos en ella por necesidad. Y para lograr esta competencia leal es necesario que haya leyes que regulen y protejan a las personas de las grandes plataformas, salvaguardando su privacidad y sus datos personales.

Las personas que utilizan las redes sociales así como otros de los gigantes tecnológicos deben exigir a las grandes corporaciones mayores responsabilidades y cambiar sus ‘perdones’ por acciones para salvaguardar los datos cambiando su modelo de negocio, lo cual estas empresas ya prometieron a sus clientes pero que nunca han llegado a cumplir.

Sobre el autor

Alicia Ruiz Fernández