Salud

Se confirma que los perros pueden oler a los infectados de COVID-19

Los perros pueden identificar por el olor a los infectados de COVID-19

Aunque desde luego el método no vaya a sustituir a los test médicos, investigadores de la Universidad de Medicina Veterinaria de Hannover en Alemania han descubierto que los perros son capaces de identificar a través de su olfato a personas con coronavirus.

Además de ser los mejores amigos del hombre y de destacar por su inteligencia y fidelidad, los perros destacan por su excelente olfato, uno de sus sentidos más desarrollados. Mientras que el cerebro humano está dominado por una gran corteza visual, el canino lo hace principalmente por una corteza olfativa. De hecho, el bulbo olfativo de los perros es en proporción unas cuarenta veces mayor que el de los humanos. 

Ahora, investigadores de la Universidad de Medicina Veterinaria de Hannover han descubierto que los peludos adiestrados son capaces de detectar el coronavirus que causa COVID-19 con una precisión asombrosa. No en vano los perros poseen entre 125 y 220 millones de células olfativas extendidas sobre un área del tamaño de un pañuelo de bolsillo, pudiendo distinguir olores a concentraciones casi 100 millones de veces inferiores a las que podemos distinguir las personas.

Durante las pruebas, los investigadores encontraron que ocho perros del ejército de Alemania podían identificar correctamente la presencia del coronavirus el 94 por ciento del tiempo después de haber sido entrenados solo una semana“Creemos que esto funciona porque los procesos metabólicos en el cuerpo de un paciente enfermo han cambiado por completo”, dijo Maren von Koeckritz-Blickwede, profesora de la universidad. Dicho de otro modo, los perros podrían detectar un olor específico producido por el proceso metabólico.

Cómo cambiarán de diseño las oficinas del futuro con el coronavirus

Pese a que los perros se utilizan para detectar una variedad de sustancias de contrabando e incluso explosivos en los aeropuertos y otros lugares, “la gente no se ha dado cuenta realmente del potencial que un perro podría tener para detectar enfermos de pacientes no enfermos”, argumenta Holger Volk, jefe del clínica de animales pequeños en la Universidad de Medicina Veterinaria de Hannover.

Los investigadores sugieren que el método de olfateo de perros podría emplearse en áreas públicas como aeropuertos, eventos deportivos, fronteras u otras reuniones masivas, complementándose con las pruebas de laboratorio existentes.

Las muestras de COVID-19 fueron completamente aleatorizadas, por lo que ni los adiestradores de perros ni los investigadores sabían qué muestras eran positivas y cuáles no. En otras palabras, los investigadores se protegieron contra el efecto “Clever Hans”, en el que los animales parecen estar resolviendo problemas complejos, pero en realidad están tomando señales de sus manipuladores humanos. Una nueva demostración de su olfato, un superpoder inalcanzable para los mortales humanos.

Fuente | Neoscope

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.