Salud

Los cangrejos del río Tamesis están atiborrados de plástico

El cuerpo de los cangrejos del río Tamesis está atiborrados de plástico

Malas noticias: una investigación revela que los cangrejos en el río Támesis en el Reino Unido ingieren cantidades “impactantes” de plástico y que pueden transmitirlo en altas dosis a otras especies marinas.

El plástico prosigue su colonización de ecosistemas y seres vivos: a la semana los seres humanos nos comemos el equivalente a una tarjeta de crédito, mientras que este material ya está presente hasta en la lluvia y ha llegado a lugares remotos como el estómago de las aves árticas.

Ahora, un equipo del Reino Unido que inspeccionaba el río Támesis observó 55 cangrejos de orilla y 57 cangrejos mitones y descubrió que casi todos tenían plásticos en el estómago, los intestinos o las branquias. Gran parte del plástico estaba tan fuertemente enrollado y enredado en el interior del molino gástrico, el estómago relativamente pequeño dentro de estos cangrejos, que las fibras de plástico lo llenaban por completo.

“Lo que es particularmente impactante no solo es que están llenando el estómago, sino que pueden estar formados por más de 100 fibras en cada cangrejo, por lo que están muy altamente contaminados”, dijo Alexandra McGoran del Museo de Historia Natural de Londres, en declaraciones a New Scientist. En algunos casos, el plástico presentaba el patrón a cuadros propio de una compresa sanitaria, un producto altamente contaminante.

No se libra ni el Ártico: hallan plástico en los huevos de aves de una isla remota

A diferencia de los peces en el Támesis, en los que el plástico atraviesa su organismo, este material parece permanecer dentro de los cangrejos. “Encontramos que los cangrejos son un sumidero muy inusual para el plástico, parecen retener muchos de ellos durante un tiempo potencialmente largo. No sabemos si son depredadores y si esa dosis alta se administra a otros animales”, dice McGoran.

Aunque resulta imposible precisar cuántos cangrejos del Támesis podrían haber muerto al ingerir plástico, diversos estudios ya sugieren que el plástico tiene un fuerte impacto negativo en los animales, incluido un crecimiento deteriorado debido a la ingesta reducida de alimentos. 

En comparación con los cangrejos, los camarones en el Támesis parecen no verse afectados en gran medida. Solo el 6% de los 100 camarones marrones examinados tenían plástico en su sistema digestivo, y nunca más de una fibra por ejemplar. Es fundamental reducir el plástico que llega a las aguas fluviales y oceánicas. Cabe recordar que en 2050 se estima que podría haber más plástico que peces en el mar. 

Fuente | New Sciencist

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.