Salud

¿Es sano beber un vaso de agua servido el día anterior?

¿Es sano beber un vaso de agua servido el día anterior?

Si has probado a dar un trago a un vaso de agua servido el día anterior, es probable que percibas cambios en su sabor y notes que resulta rancia. ¿Por qué sucede esto? ¿Es igual de saludable?

El agua del grifo que se ha dejado reposar suele comenzar a adquirir pasadas varias horas un sabor desagradable con el que seguramente te hayas topado en alguna ocasión.

Una de las principales razones de este fenómeno que vuelve rancio ese vaso que has dejado en tu mesita de noche obedece a la presencia de microorganismos. El cloro agregado del agua tratada se encagarga de estos minúsculos individuos pero a temperatura ambiente comienzan a multiplicarse rápidamente. Incluso con agua limpia y un vaso limpio; un sorbo introduce una gran cantidad de gérmenes, además del polvo del ambiente, que también termina en el líquido. 

Sin embargo, las bacteria so gérmenes no son culpables del sabor rancio: para ello interviene el dióxido de carbono. Después de aproximadamente 12 horas, el agua del grifo comienza a desinflarse a medida que el CO2 presente en el aire comienza a mezclarse con el agua del vaso, lo que reduce su pH y le confiere ese característico un sabor desagradable.

Por qué beber mucha agua no te curará la resaca, según un estudio de 1950

No obstante, no deberías preocuparte, ya que el agua sigue resultando segura y apta para el consumo. Lo que no deberías hacer es usar el mismo vaso sucio varios días seguidos, ya que podría haber bacterias peligrosas, sobre todo si dedos sucios tocaron el borde del cristal.

En cuanto a las botellas de agua de plástico que se han dejado al sol o en el automóvil, nunca deberías beber de ellas, pues en su caso sí que resultan altamente peligrosas. Pueden contener una sustancia química llamada bisfenol-A, o BPA, que puede filtrarse en el agua si la botella se calienta o se sienta al sol.

El BPA se trata de un disruptor hormonal que se ha relacionado problemas de salud comoi enfermedades cardíacas o diversos tipos de cáncer. Por otra parte, el plástico utilizado para el agua embotellada comercial no está destinado a ser lavado o rellenado, por lo que es recomendable utilizar envases de vidrio si quieres preservar tu salud e incrementar tu compromiso medioambiental. 

En el caso del agua potable que se ha almacenado durante mucho tiempo, también puede ser peligroso beberla. Zane Satterfield, un ingeniero científico del Centro Nacional de Servicios Ambientales de la Universidad de West Virginia, apunta a que la mayoría de los expertos están de acuerdo en que el agua del grifo tiene una vida útil de seis meses.

“Después de ese punto, el cloro se disipa hasta el punto en que las bacterias y las algas comienzan a crecer”, sobre todo si has almacenado el agua en un lugar cálido o soleado, o en un recipiente que no se ha limpiado y sellado adecuadamente.

Fuente | Tree Hugger

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.