Salud

Cómo el cambio climático agravará con creces tu alergia

Cambio climático alergia

Si con cada primavera que pasa percibes que tu alergia estacional parece más intensa y persistente, no es cosa de tu imaginación. El gran culpable del fenómeno es el cambio climático… y cada año será peor.

Durante los meses de primavera las personas que padecen alergia sufren síntomas habituales como estornudos, nariz moqueante, picor, ojos llorosos o fatiga, teniendo en muchas ocasiones que recibir tratamiento farmacológico.

Y con cada año, la alergia es más incisiva debido al cambio climático. ¿La razón?  Según la Unión of Concerned Sciencist, el dióxido de carbono aumenta la tasa de crecimiento de las plantas, lo que a su vez aumenta la cantidad y la potencia del polen, prolongando la temporada de alergias y haciéndola más intensa. Las temperaturas más altas también pueden llevar a plantas individuales a producir más polen.

Las crecientes emisiones de carbono están causando que la temperatura de la superficie promedio de nuestro planeta aumente. El año pasado fue el cuarto año más cálido registrado, y el más cálido registrado para los océanosSegún la Fundación de Asma y Alergia de América (AAFA), las temperaturas más altas se extendieron a los EE. UU hasta 27 días desde 1995 hasta 2011.

El cambio climático obligará a Indonesia a cambiar su capital

Por otra parte, un estudio reciente publicado en The Lancet analizó la duración de la temporada de polen y la cantidad de polen por planta en 17 ubicaciones en todo el hemisferio norte. Según los datos, que se recolectaron durante 26 años, el 70% del volumen total de polen ha aumentado por temporada. En el 65 por ciento de las manchas, la temporada de polen ha “aumentado en temperaturas extremas”, informaron los autores.

Lewis Ziska, el autor principal de este estudio, trabaja con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Le contó a la Unión de Científicos Preocupados acerca de otro problema de alergia relacionado con el clima: las plantas usan dióxido de carbono para producir alimentos a través de la fotosíntesis, pero el dióxido de carbono adicional en el aire hace que las malezas que propagan el polen y causan alergias crezcan más rápido que las “plantas útiles” como arroz y trigo.

“La ambrosía, específicamente, creció más rápido, floreció antes y produjo polen significativamente mayor”, apuntó Ziska. Esta planta desencadena la conocida como fiebre del heno.

Si las emisiones de dióxido de carbono continúan sin controlarse, la producción de polen de ambrosía podría aumentar entre un 60 y un 100 por ciento en los próximos 65 años. Según el AAFA, el polen de la ambrosía también podría volverse más alergénico a medida que aumentan los niveles de dióxido de carbono. Según Annesi-Maesano, las inundaciones debidas al nivel del mar también pueden provocar otro tipo de alergia debido a la proliferación de moho, que puede provocar irritación respiratoria y es un desencadenante común para el asma y las alergias.

El cambio climático acentúa la pobreza energética de verano

Es más probable que los niños sufran estos alérgenos, ya que sus órganos y sistemas inmunológicos aún se están formando debido a su exposición a contaminantes relacionados con el clima. En particular, los niños en países de ingresos bajos y medios se ven afectados de manera desproporcionada por las consecuencias del calentamiento global. Mientras se incrementen las emisiones de carbono, las alergias seguirán empeorando.

Fuente | Business Insider

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.