Energía Innovación

Cómo el hidrógeno puede ayudar a las ciudades a lograr cero emisiones

Ciudad hidrógeno cero emisiones

La Asociación Canadiense de Hidrógeno y Pilas de Combustible describe la tecnología del hidrógeno como un combustible sostenible propicio para que las ciudades del futuro logren el objetivo de cero emisiones.

Las ciudades y núcleos urbanos constituyen los principales causantes de la contaminación y las emisiones de CO2. Ya en la actualidad las urbes aglutinan a más de la mitad de la población, una cifra que para 2050, cuando la población mundial pase de los 7.700 millones de personales a 10.000 millones según cifras del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), será del 68%. A la vez. se se proyecta que economías en desarrollo como India, Nigeria, Indonesia, Brasil, China, Malasia, Kenia, Egipto, Turquía y Sudáfrica sean potencias emergentes.

Así será la primera ciudad forestal del mundo contra el calentamiento global

Mucho más que el crecimiento, es importante el cuidado de la vida y la sostenibilidad, poniendo el foco en la mejora de la eficiencia ambiental, protegiendo la biodiversidad e impulsando normativas internacionales que obliguen a garantizar el uso de energías renovables, así como promoviendo la agricultura ecológica, la soberanía alimentaria o las economías locales.

Si atendemos a la actualidad, las ciudades consumen más de dos tercios de la energía mundial y representan más del 70% de las emisiones globales de CO2 para producir el 80% del PIB mundial. Según el McKinsey Global Institute, la producción económica de las 600 ciudades y regiones urbanas más grandes del mundo podría aumentar en 30 billones de dólares para el año 2050, lo que representa dos tercios de todo el crecimiento económico. ¿El reverso terrible del asunto? La demanda energética y las pertinentes emisiones de dióxido de carbono.

El hidrógeno es una de las llaves que puede proporcionar una solución de energía flexible para reemplazar el modo en el que los combustibles fósiles se utilizan hoy en día para generar calor, electricidad o transporte. Al usarse, se genera vapor de agua y oxígeno, en lugar de gases dañinos y perniciosos para el medio ambiente y los seres vivos.

Cabe recordar que la contaminación nos hace menos inteligentesmás deprimidos y menos felices, aumentando el riesgo de sufrir demenciaobesidad infantil y autismoafectando negativamente a la placenta de las madres y ocasionando problemas de descanso, problemas respiratorios, cáncer y enfermedades cerebrovasculares y cardíacas. Cada año ya se cobra un 16% de las muertes a nivel mundial.

Según el Consejo del Hidrógeno, para 2050, el hidrógeno podría generar cada año:

  • 1,500 TWh de electricidad
  • 10% del calor y la potencia que requieren los hogares.
  • Potencia para una flota de 400 millones de coches.

Los requisitos de infraestructura para el hidrógeno facilitan su distribución a escala. Su papel es clave en la mejora de la resistencia de las fuentes de energía renovables, como la eólica y la solar, al ser un portador de energía. Al tomar el excedente de electricidad para generar hidrógeno a través de la electrólisis, la energía se puede almacenar para su uso posterior.

La siguiente infografía arroja una serie de valiosos datos sobre el futuro del hidrógeno.

Cómo el hidrógeno puede ayudar a las ciudades a lograr cero emisiones

Infografía | Chfca

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.