Innovación

Un experimento de la NASA muestra que los rábanos podrían crecer en suelo lunar

Un experimento de la NASA muestra que los rábanos podrían crecer en suelo lunar

El científico de la NASA Max Coleman ha estado tratando de descubrir si es posible cultivar rábanos en el suelo lunar, realizando un curioso experimento en su cocina que simula las condiciones del satélite vecino.

La NASA destina muchos de sus experimentos a buscar que los exploradores de las próximas aventuras espaciales sean lo más autosuficientes posible. Desde construir bases lunares con hongos vivos a cultivar verduras en el espacio gracias a las luces LED o explorar la impresión 3D para autocurar sus propios huesos o crear nuevas herramientas con polvo marciano, numerosos proyectos siguen su marcha para contribuir al avance de las misiones de los astronautas,

Ahora, un experimento realizado por el científico Max Coleman persigue conocer si los rábanos podrían crecer en el suelo lunar. Si eso fuera posible, los astronautas de un futuro no tan lejano podrían cultivar su propia comida en la superficie lunar, al igual que el personaje de Matt Damon en la película de 2015 de Ridley Scott The Martian.

Ensalada sideral: la primera lechuga en el espacio es tan rica y sana como la terrestre

El investigador seleccionó los rábanos por que ya se han usado antes en el espacio y por la alta velocidad de su proceso de germinación, según explican desde la NASA Jet Propulsion Lab (JPL). Este punto es clave teniendo en cuenta que los astronautas solo tendrán 14 días terrestres de luz natural, la mitad de un día lunar, seguidos de ningún Sol durante otros 14 días terrestres.

Después de que la pandemia de coronavirus obligó a Coleman y su equipo de otros 12 científicos a hacer una pausa en las pruebas prácticas de sensores especiales destinados a la Luna, Coleman encargó online semillas de rábano y arena del desierto en línea, y se puso manos a la obra en su propia cocina. Su plan era cultivar semillas en este tipo de arena, tan vacía a nivel nutricional como el regolito lunar.

“Queremos dar un pequeño paso en esa dirección, para mostrar que el suelo lunar contiene cosas que se pueden extraer de él como nutrientes para las plantas”, agregó el científico a JPL. “Esto incluye obtener los elementos químicos correctos para permitir que las plantas produzcan clorofila y hagan crecer las paredes celulares”.

Crédito | NASA/JPL-Caltech

Crédito | NASA/JPL-Caltech

Coleman luego allanó su cocina en busca de toallas de papel, palillos y recipientes de plástico para llevar. Incluso usó papel de aluminio doblado y un probador de batería para medir y rastrear los niveles de humedad.

Según muestran los esperanzadores resultados, los rábanos solo precisan pequeñas cantidades de agua para germinar. De hecho, crecieron mejor cuando solo obtuvieron cantidades mínimas de agua. Como reveló en una serie de imágenes sacadas con su iPhone, los rábanos comenzaron a brotar y crecer con el tiempo de forma exitosa.

La idea es mantener la cantidad de cosas que los astronautas tienen que llevar a la Luna al mínimo absoluto. “No podemos probar adecuadamente aquí en la Tierra con un suelo lunar perfecto, pero estamos haciendo todo lo que podemos”. Por lo menos, los deliciosos rábanos funcionarán en la horticultura selenita. 

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.