Innovación

Detectan por segunda vez una misteriosa señal de radio de una galaxia cercana

Detectan por segunda vez una misteriosa señal de radio de una galaxia cercana

Los astrónomos han detectado, por segunda vez, una misteriosa ráfaga rápida de radio (FRB) proveniente del espacio. El ciclo de esta explosión está marcado por ráfagas que se emiten durante un período de 90 días que dan lugar posteriormente a 67 días de silencio.

No es la primera vez que ocurre. Los astrónomos han detectado, por segunda vez, una misteriosa ráfaga rápida de radio (FRB) proveniente del espacio que se repite de forma regular.

Las ráfagas rápidas de radio son fenómenos de gran energía que se manifiestan como pulsos de radio fugaces, que se emiten desde un punto desconocido en el espacio y que duran pocos milisegundos. Los científicos aún desconocen las causas que originan estas explosiones.

Hasta hace poco, los expertos pensaban que las ráfagas de radio se emitían una sola vez, pero con el descubrimiento de FBR 180916.J0158+65, a principios de este año gracias al esfuerzo de 8 telescopios terrestres, se puso sobre la mesa la posibilidad de que existan ciclos que repitan estos fenómenos durante períodos de tiempo regulares.

Ahora, con FRB 121102, parece haberse confirmado esta hipótesis. El ciclo de esta explosión está marcado por ráfagas que se emiten durante un período de 90 días que dan lugar posteriormente a 67 días de silencio. Esto quiere decir que el patrón se repite cada 157 días.

La NASA ha encontrado las moléculas más antiguas del universo

Según la CNN, el descubrimiento ha hecho posible que se puedan comenzar a descartar algunas de las causas propuestas hasta el momento para estas curiosas señales del espacio. Aunque también demuestran lo difícil que resulta identificarlas.

Se trata de un resultado emocionante, ya que es el segundo sistema en el que creemos ver esta modulación en la actividad de estallido“, ha explicado Kaustubh Rajwade, astrónomo de la Universidad de Manchester. “Detectar una periodicidad supone una importante limitación sobre el origen de los estallidos y los ciclos de actividad podrían argumentar en contra de una estrella de neutrones en precesión”.

La primera fuente descubierta fue ubicada en una galaxia a 500 millones de años luz de la Tierra, según la CNN. Pero, este segundo hallazgo, sitúa la frecuencia en un punto bastante más cercano, especialmente 7 veces más cerca.

“La FRB se encuentra entre las más cercanas que se han visto, e incluso especulamos que podría ser un objeto más convencional en las afueras de nuestra propia galaxia“, ha dicho Mohit Bhardwaj, estudiante de la Universidad de McGill. “Sin embargo, la observación ha demostrado que se encuentra en una galaxia relativamente cercana, por lo que sigue siendo una FRB desconcertante, pero lo suficientemente cercana como para estudiarla con muchos otros telescopios“.

La ráfaga ha sido rastreada concretamente hasta uno de los brazos de una galaxia con forma de espiral, similar en este aspecto a la Vía Láctea, según han comentado los investigadores del estudio publicado en la Royal Astronomical Society.

Conocer más sobre la galaxia en la que se ha dado tal fenómeno puede ser de gran utilidad para los astrónomos, no solo a la hora de desentrañar el misterio sobre el origen de estos estallidos, sino para aprender más sobre el universo y cómo se distribuye la materia a lo largo de este.

“Este descubrimiento destaca lo poco que sabemos sobre el origen de los FRB”, ha dicho Duncan Lorimer, físico y astrónomo de la Universidad de Virginia Occidental, según ha recogido ScienceAlert.

*Artículo original publicado por Laura Priego en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider