Energía Innovación

Cómo la energía solar ha cambiado la vida de 20 millones de personas en el Bangladesh rural

Bagladesh rural

En zonas rurales y remotas de Bangladesh se ha hecho la luz gracias a la expansión de la energía solar, responsable de brindar electricidad a más de 20 millones de personas que carecían de acceso a ella.

Una cuarta parte de la población rural de Bangladesh carece de acceso a la electricidad, lo que implica que para millones de personas resulte imposible trabajar, estudiar o cocinar tras el anochecer. Ahora, la implantación de uno de los programas domésticos de energía solar más grandes y ambiciosos del mundo lo ha revolucionado todo, mejorando la calidad de vida de 20 millones de habitantes.

Nativos rurales de Alaska ahorrarán un millón en 20 años con la energía solar

El Banco Mundial y otras organizaciones de desarrollo, junto con el sector privado, están trabajando con el gobierno para llevar electricidad asequible alimentada por energía solar a lugares donde la red tradicional no llega. Los sistemas solares domésticos a pequeña escala ahora proporcionan electricidad a más de 4 millones de hogares y a unos 20 millones de personas en las zonas rurales, aproximadamente un octavo de la población del país. Además, el programa también ha introducido 1.000 bombas de riego solar y 13 mini redes solares.

La iniciativa ha llegado a enclaves alejados como Monpura, una isla remota en la Bahía de Bengala, haciendo que los residentes puedan, por ejemplo, formarse, dirigir negocios de toda índole como costura, llenar los mercados, encender electrodomésticos, tener ocio nocturno o iluminar las calles por la noche. El paraje insular puede prosperar gracias al amplio abanico de posibilidades que brinda la energía solar. 

Los sistemas solares fuera de la red iluminan a más de 4 millones de hogares de Bangladesh.

Los sistemas solares fuera de la red iluminan a más de 4 millones de hogares de Bangladesh.

Las bombas de riego solar permiten a los agricultores mejorar los rendimientos de los cultivos. Las tiendas y restaurantes pueden permanecer abiertos después del anochecer, mientras que las familias ya no tienen que depender de la leña y el queroseno, peligrosos, ineficientes y contaminantes. Las niñas pueden mejorar su alfabetización estudiando de noche.

En lo tocante al cuidado del planeta, la iniciativa es esencial para evitar los combustibles fósiles y por ende, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Cabe destacar que Bangladesh es una de las zonas del planeta más afectadas por los impactos del cambio climático, como las inundaciones, altas temperaturas y subida del nivel del mar. 

En la actualidad, la economía del país asiático está en auge, con una tasa de crecimiento promedio del 8% y un importante aumento de la demanda eléctrica. La nación quiere descarbonizarse: además de este programa doméstico de energía solar para las zonas rurales también se están abriendo parques fotovoltaicos y plantas de eenergía eólica. Sin embargo, para satisfacer sus crecientes necesidades energéticas, Bangladesh también planea expandir su capacidad de carbón.

Australia arde mientras sus dirigentes se aferran al carbón

El año pasado, el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que los países de Asia se encuentran entre los más vulnerables al calentamiento global y que la región debe intensificar los esfuerzos para terminar con la dependencia de los combustibles fósiles.

Imagen de portada | REUTERS/Mohammad Ponir Hossain

Fuente | World Economic Forum

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.