Ryanair ha anunciado este lunes los resultados financieros de su primer trimestre, y se ajustan a lo que la mayor aerolínea de Europa preveía por el impacto de la crisis del coronavirus.

En mayo la compañía vaticinaba pérdidas de hasta 200 millones. Finalmente la caída ha sido un poco menor: las pérdidas de la firma ascienden a 185 millones de euros. Este ha sido el primer trimestre de resultados de la firma después de que comenzase la crisis sanitaria.

Los ingresos de la aerolínea han sido de 125 millones de euros, lo que supone una caída de 2.200 millones con respecto al mismo período del año anterior —un descenso del 95%— y el tráfico de pasajeros también se ha desplomado: durante estos tres meses, Ryanair ha desplazado a 500.000 personas, frente a los 42 millones que movió a fecha de 30 de junio del año pasado.

Estas son las principales cifras de los resultados de Ryanair comparadas con el mismo trimestre del año pasado:

  • Ingresos en el Q1 2020: 125 millones de euros (-95% frente a 2.312 millones en Q1 2019).
  • Tráfico de pasajeros en el Q1 2020: 500.000 (-99% frente a 42 millones en Q1 2019).
  • Pérdidas en el Q1 2020: -185 millones de euros (243 millones en beneficios en Q1 2019).

“Este trimestre ha sido el más desafiante en los 35 años de historia de Ryanair”, ha asegurado la aerolínea en un comunicado, en el que recuerda que el COVID-19 ha dejado en tierra a la flota de toda la marca “durante casi 4 meses, desde mediados de marzo hasta finales de junio“.

La aerolínea ha defendido su labor durante este tiempo “repatriando clientes, operando vuelos de rescate para diferentes gobiernos europeos así como realizando vuelos de emergencia médica por todo el continente”.

Cancelaciones en las aerolíneas y COVID-19: ¿Cómo reclamar?

Para mitigar el impacto de la crisis sanitaria y económica, Ryanair ha recortado costes hasta un 85%, aunque “no ha sido suficiente para evitar las pérdidas”. La firma cree que en España sobran 600 empleos. En caja cuenta con 3.900 millones de euros en efectivo y en el trimestre inmediatamente anterior sumaba 4.100 millones.

Ryanair ve “imposible” hacer una predicción de cara al año fiscal al completo, pero sí ve algunas tendencias. “Es imposible predecir cuánto tiempo persistirá el impacto de la pandemia del COVID-19, y una posible segunda oleada de infecciones a finales de agosto —cuando comienza la temporada de gripe— es ahora mismo nuestro principal miedo”.

Por ello la firma espera que los gobiernos europeos implementen “técnicas efectivas de rastreo” y que los ciudadanos “cumplan con las rigurosas medidas de mascarilla e higiene de manos” para evitar “más confinamientos o restricciones en los vuelos intraeuropeos”.

La marca también reduce —todavía más— sus expectativas en cuanto al tráfico de pasajeros. Si en mayo preveía una reducción del 50% (80 millones de pasajeros frente a los 154 millones previstos), ahora Ryanair espera que la caída sea del 60%.

En otras palabras: la aerolínea cree que este año fiscal volarán con ellos 60 millones de pasajeros.

Ryanair también ve oportunidades

Sin embargo, la mayor aerolínea europea también ve un nicho de oportunidad. “La crisis del COVID-19 ha provocado ya el cierre de varias aerolíneas europeas” como Flybe, Germanwings, Level y Sun Express. “También ha provocado el reparto multimillonario de ayudas estatales ilegales”.

Para Ryanair, las ayudas de los gobiernos europeos a firmas como Alitalia, Air France/KLM o Lufthansa son “ilegales” y “distorsionan” la competitividad del sector, ya que a su juicio impide a estas operadoras trabajar bajo coste en los próximos años. “Otras aerolíneas están recortando en su capacidad”, abunda.

“Esto tendrá como resultado que el tráfico aéreo en Europa estará hundido durante al menos los próximos 2 o 3 años“, detalla la compañía en sus previsiones. “Esto supondrá oportunidades para que Ryanair amplíe su red, expanda su flota y tome ventaja gracias a la reducción de costes de aeropuertos y aeronaves”.

Es lo que espera, pero también lo que ha pedido su propio CEO a Aena, por ejemplo.

Ryanair se compromete a dar más detalles sobre sus previsiones al término de su segundo trimestre fiscal, el próximo mes de septiembre.