Empresa

Negocian ayudas para los 70.000 autónomos de temporada, al borde de la quiebra

Negocian ayudas para los 70.000 autónomos de temporada, al borde de la quiebra

Más de 70.000 familias de autónomos cuyo trabajo es marcadamente estacional se encuentran al borde de la quiebra al no estar incluidos en las ayudas del cese extraordinario de actividad. UPTA pide al Ministerio un subsidio para ellos.

Más de 70.000 autónomos fijos discontinuos y profesionales con actividades de temporada como los trabajadores de las atracciones de feria, hostelería o venta ambulante, se encuentran seriamente afectados por la pandemia, ya que el Gobierno no los ha incluido dentro de las ayudas del cese extraordinario de actividad, puesto que al no estar dados de alta en el RETA a fecha 14 de marzo no tienen derecho a solicitarlas.

Ya que la economía y subsistencia de tantos miles de familias peligra por las restricciones originadas por la pandemia y la imposibilidad en verano de celebrar ciertos eventos como ferias o verbenas, desde UPTA han enviado una propuesta que en estos momentos está siendo analizada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

“Hay que acabar con la situación injusta que están padeciendo los autónomos y autónomas de temporada, que ven cómo pasa el tiempo y no se adoptan las medidas necesarias para resolver el drama económico de miles de familias”, recalca Eduardo Abad, presidente e la organización. Gran parte de estos autónomos no tendrán facturación ni ingresos durante esta temporada estival. 

300.000 autónomos españoles cerrarán su negocio este año

¿Y qué propone UPTA al Ministerio? Un sistema sencillo y fácil de llevar a la práctica: los trabajadores autónomos fijos discontinuos o de temporada tendrían que demostrar que a lo largo de los dos últimos años han estado dados de alta en el sistema especial del RETA, al menos cuatro de los seis meses denominados de temporada, comprendidos entre los meses de abril a septiembre.

De ser así, percibirían una prestación económica idéntica a la de los que están acogidos al cese de actividad extraordinario, sujeta a la cuantía del 70% de la base mínima de cotización. El control y la gestión se llevaría a cabo por parte de las mutuas de accidentes de trabajo, que se han encargado de todas las prestaciones de cese de actividad.

Otra de las iniciativas sobre la mesa del ejecutivo es la posibilidad de alargar la duración de la prestación por cese de actividad extraordinario durante los próximos meses, por lo menos en los sectores con peores cifras de facturación están teniendo, combinando ésta con el cese de actividad ordinario si se demuestra la fuerte caída de ingresos con respecto a 2019.

Por último, desde UPTA también piden la bonificación del pago de la cuota al RETA aquellos trabajadores que estén en una situación de recuperación de facturación progresiva y de vuelta a la normalidad.

Fuente | UPTA

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.