Empresa

Mes negro para el pequeño comercio español en septiembre

Mes negro para el pequeño comercio en septiembre

Más de 1.500 establecimientos de autónomos echaron el cierre el pasado mes de septiembre. Una radiografía del frágil estado del pequeño comercio en España y del mal ejercicio para los trabajadores por cuenta propia de este segmento.

Corren malos tiempos para ser autónomo en España: la inestabilidad política o el escaso crecimiento laboral se ceban con un sector aquejado de precariedad, presión fiscal, maratonianas jornadas laborales, poco tiempo libre y dificultades para generar ingresos. Tanto es así que el pasado mes de julio perdimos 800 autónomos al día, en un mal verano donde las pensiones siguen sin sobrepasar la media de 750 euros y la mitad de profesionales no han gozado de vacaciones.

Mientras que septiembre ha sido beneficioso en la creación de empleo, especialmente por el tirón de la enseñanza y profesionales científicos y técnicos que entre las dos aglutinan 4.540 activos. En total, el RETA se incrementó el pasado mes en 12.588 autónomos. Según datos recogidos por UPTA, destacó el crecimiento en Madrid con más de 3.000 altas y Andalucía con 1.563, Comunidad Valenciana suma 813 y Cataluña y Canarias con algo más de 12.000.

Tic-tac… las comunidades autónomas pagan cada vez más tarde a los autónomos

Las pérdidas de septiembre se localizaron en las comunidades autónomas de Castilla y León, con 856 autónomos menos y Galicia, con 514 profesionales menos. La comunidad gallega acumula un comportamiento anual sumamente negativo, con 1.584 bajas netas en lo que va del presente ejercicio.

En el caso del comercio, el batacazo es de proporciones bíblicas: un total de 1.566 establecimientos han cerrado en septiembre, mientras que desde junio hemos perdido 5.310 comercios de proximidad. “Estamos siendo testigos de una gran tragedia, que parece pasar desapercibida para los gobiernos”, califica la situación el presidente de UPTA, Eduardo Abad, reclamando el desarrollo de un plan de reconversión y recualificación para aquellos que han fracasado en su actividad comercial.

Desde UPTA también califican de urgente la sensibilización al consumidor ante la destrucción del principal atractivo de los pueblos y las ciudades y solicitan al Ministerio de Industrial y a los gobiernos autonómicos el diseño de un plan de choque conjunto que incentive la compra en el comercio tradicional, frente al incipiente aumento del consumo en las plataformas ecommerce, que no generan empleo de calidad.

Fuente | UPTA

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.