Empresa

Cómo podrían transformarse los aviones de pasajeros para llevar vacunas de COVID-19

Cómo podrían transformarse los aviones de pasajeros para llevar vacunas de COVID-19

¿Podrían las aerolíneas de pasajeros transportar vacunas en sus cabinas, mientras la demanda de viajes continúa muy baja? Un experto en aeronáutica explica los cambios que sería necesario hacer.

Las últimas noticias sobre las vacunas del coronavirus han disparado el optimismo de los mercados y de las empresasque empiezan a vislumbrar una salida a esta crisis. También ha sido el caso de las aerolíneas, que han despegado en bolsa ante la posibilidad de que los viajes por el cielo se reactiven pronto.

Pero las inyecciones también suponen una oportunidad para las compañías aéreas a nivel logístico: la aerolínea que empiece a transportar las dosis será vista como una heroína y además podría aumentar sus ingresos.

“Repartir con seguridad las vacunas del COVID-19 va a ser la misión del siglo para la industria internacional de la carga aérea”, ha vaticinado el director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Alexandre de Juniac, en un comunicado.

¿Podría serlo también para las aerolíneas de pasajeros, cuyas cuentas están tan afectadas por el parón del turismo y los negocios?

Y, en ese caso, ¿cómo puede transformarse un avión de pasajeros en un carguero que, además, pueda transportar vacunas a temperaturas muy bajas?

Para contestar a estas preguntas, Business Insider España ha consultado con el ingeniero mecánico aeronáutico Enrique Alejandro Saavedra, también profesor en la escuela de pilotos Centre d’Estudis Superiors de l’Aviació (CESDA) de Reus, Tarragona, y en la Universitat Rovira i Virgili.

El experto advierte de que hay muy pocas empresas que lleven a cabo estas transformaciones, ya que son muy costosas. Sí suele hacerse con aviones de pasajeros “jubilados”, es decir, ya inservibles para su fin original, a los que las aerolíneas buscan darles una segunda vida cuando sus cabinas son ya demasiado viejas. Para que los aviones puedan transportar carga, se les hace un refuerzo estructural que consigue que soporten más peso.

¿Por qué los motores de los aviones llevan dibujada una espiral en su interior?

Sin embargo, existe una forma de transportar vacunas sin necesidad de hacer esas modificaciones estructurales, ya que se trata de una carga poco voluminosa y pesada: los asientos de pasajeros, bien aseguradas. O incluso quitándolos, algo más costoso que no hacerlo, pero no tanto como llevar a cabo refuerzos de estructura: es algo que algunas aerolíneas ya hicieron durante el confinamiento para transportar material sanitario.

“Nosotros diseñamos los aviones para que puedan llevar unos 100 kilos por pasajero, es decir, entre 80 y 85 kilos por pasajero y unos 20 por equipaje de mano, y establecemos que ocupan un determinado volumen en un asiento”, explica Saavedra. “Así que se podría hacer una conversión rápida”, sugiere.

Además, las aerolíneas deberían regular la temperatura de la cabina, pero no hasta los -70 grados que requiere la vacuna de Pfizer, ya que esa temperatura sería necesaria en los compartimentos que lleven las vacunas, no en todo el avión. Dentro de este, el profesor indica que hasta los 8 grados sería sencillo regularla sin cambios en los sistemas de ventilación de la aeronave.

“Por todo ello, las compañías aéreas de transporte de pasajeros podrían solicitar algún tipo de permiso para que, con cierta preparación térmica, les permitan transportar vacunas”, indica Enrique Saavedra. “Y sin hacerles lo que en el sector llamamos ‘cirugía mayor’ a los aviones”, es decir, sin cambios estructurales grandes ni tampoco legales, porque de llevarlos a cabo, insiste “no es algo rápido, requieren certificaciones legales que sí implican modificaciones grandes que llevan muchos meses”.

No se trata solo de una vía nueva de ingresos para las aerolíneas comerciales, sino también de un problema de distribución. La mayor parte de la carga a nivel mundial viaja en las bodegas de los aviones de pasajeros, debajo de los viajeros… —no con aerolíneas de carga— y ahora uno de cada cuatro no están viajando por el parón de los viajes.

Por otro lado, no existe otro sector que pueda distribuir los miles de millones de dosis que serán necesarios en todo el mundo en cuanto la vacuna esté disponible. Paradójicamente, una de las industrias más afectadas por la crisis es la que necesitarán los Gobiernos para frenar la propagación de la enfermedad.

Unicef también ha asegurado que este será el mayor y más rápido reparto de vacunas de la historia de la humanidad. Transportar una única dosis a los 7.000 millones de habitantes del planeta requeriría el trabajo de 8.000 aviones 747, y aun en el caso de que la mitad se repartiesen por tierra, ya sería el mayor reto al que nunca se ha enfrentado la aviación.

La conclusión de Saavedra, y también de otros expertos del sector, es que las aerolíneas van a necesitar ayuda de los Gobiernos en muchos frentes diferentes. Y deberán hacerlo antes de que las vacunas estén listas.

*Artículo original publicado por Alba Asenjo en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider