Ante la escalada de los precios del alquiler, ciudades de todo el mundo han optado por poner en marcha medidas para tratar de contener la subida y lograr que sean asequibles para los ciudadanos. Con gobiernos de corte socialdemócrata, desde Berlín pasando por California, las fórmulas para aliviar la subida de las rentas de la vivienda en las grandes ciudades varían. Su objetivo no es otro que aliviar el bolsillo de los inquilinos y limitar la partida del sueldo que destinan a pagar la vivienda

El pasado mes de octubre, Berlín trató de limitar la subida de los precios del alquiler y, además, compró 6.000 apartamentos a los que destinó 900 millones de euros para vivienda social. No están exentas estas políticas, sin embargo, de las advertencias de economistas y agentes inmobiliarios sobre el impacto que podrían causar en el mercado inmobiliario: desde desincentivar la construcción de nuevas viviendas a reducir la oferta de alquiler, que se canalizaría hacia la venta. 

Estos son algunos ejemplos representativos sobre cómo las ciudades han limitado la escalada de los precios del alquiler.

Dinamarca limita la influencia de los fondos de inversión

Copenhague

Desde que el pasado junio asumió el cargo, el nuevo gobierno de Dinamarca anunció una serie de medidas para hacer frente a la especulación inmobiliaria. El objetivo no es otro que impedir que los grandes fondos de inversión, especialmente Blackstone, suban el precio de los alquileres, dificultando el acceso a la vivienda de alquiler en las principales zonas urbanas.

Si bien la nueva regulación está pendiente de tramitarse en el Parlamento, lo que propone es eliminar una cláusula de la ley de vivienda por la que los grandes propietarios pueden subir los alquileres si hacen una reforma que supere los 34.000 euros. Con esta nueva medida, sólo podrían subir la renta un máximo del 40%, frente al 80% actual.

El Gobierno danés quiere evitar que los grandes grupos inmobiliarios puedan aumentar los alquileres y apunta directamente al fondo estadounidense Blackstone. Según Bloomberg, el ministro de Vivienda danés, Kaare Dybvad, afirmó que la legislación no estaba diseñada para resistir el tipo de especulación de este tipo de fondos. Su principal preocupación es que los alquileres han aumentado hasta niveles que no permiten que los asalariados medios vivan en las principales ciudades de Dinamarca.

Berlín congela los alquileres cinco años

Viaja a Berlín en agosto

Lo que ha hecho Berlín para controlar la subida de los precios de la renta, en una ciudad en la que el 80% de los habitantes alquila piso, ha sido congelar los alquileres en los apartamentos construidos antes de 2014. Aunque la medida no será efectiva hasta el próximo 1 de enero, afectará a 1,5 millones de hogares a lo largo del próximo lustro.

Desde 2009, la renta media en Berlín ha subido un 109%. El Gobierno de la ciudad alemana ya puso en marcha medidas en 2015 para limitar la subida del precio del alquiler con la intención de limitar los incrementos al 10%. Sin embargo, esta fórmula no surtió el efecto esperado y, por este motivo, infringir la nueva normativa implicará multas de medio millón de euros.

La nueva legislación berlinesa limita la subida del precio del alquiler a un máximo de 9,8 euros por metro cuadrado, en un momento en el que el alquiler medio se encuentra en los 11,6 euros por metro cuadrado, según The Independent.