Tecnología

Desconexión y escuelas sin tecnología para los niños de Silicon Valley

Desconexión y escuelas sin tecnología para los niños de Silicon Valley

En casa del herrero, cuchillo de palo: Silicon Valley, meca mundial del desarrollo tecnológico, se aplica el cuento del refrán y cada vez son más las familias que abogan por una educación para sus hijos alejada de las pantallas digitales.

Magnates ilustres de la tecnología y creadores de imperios que perduran hasta nuestros días como Bill Gates o Steve Jobs revelaron en determinado momento que la crianza de sus pequeños descendientes estaba marcada por un rasgo común: la paradójica y sorprendente ausencia (o limitación) de la tecnología. En el caso del fundador de Microsoft, este decidió acotar las horas dedicadas a los aparatos electrónicos debido a la adicción que su hija desarrolló por un videojuego en 2007, así como no dotar de móvil propio a sus hijos hasta que cumpliesen 14 años.

Por su parte, el fundador de Apple también reconoció en una entrevista al New York Times que en su casa existía, al igual que en la de Gates, un límite a la tecnología. Tanto es así que reveló que el nuevo iPad, lanzado allá por 2010, no había sido probado por sus hijos. El fenómeno no es aislado ni exclusivo de estos visionarios genios digitales: una encuesta lanzada el pasado año por la Silicon Valley Community Foundation entre 907 padres de la zona reveló que precisamente, los trabajadores del epicentro de la industria tecnológica tienen serias reservas sobre el impacto de los gadgets en el desarrollo psicológico y social de los niños.

Bill Gates y Steve Jobs criaron a sus hijos sin tecnología: ¿Acierto o error?

Los encuestados afirmaban confiar en las ventajas genéricas de la tecnología y su aporte al progreso pero a su vez, son cada vez más los ex empleados del sector informático y de las grandes tecnológicas –los denominados refuseniks de Silicon Valley– han criticado publicamente el lanzamiento consciente de productos cada vez más adictivos y absorbentes, con el consiguiente peligro que entraña para la sensible población infantil. 

Para favorecer otro tipo de educación, los centros educativos más exitosos para los ejecutivos de la meca tecnológica de Silicon Valley, así como entre sus homólogos británicos, son aquellos del estilo Steiner Waldorf. Estos se caracterizan por impulsar el deporte y las actividades físicas al aire libre, así como la práctica artística y el aprendizaje experimental. Tal y como revelan desde el blog de Panda Security, de los 160 centros Waldorf de EEUU, 40 se encuentran en territorio californiano, muy cerca de las sedes de las grandes tecnológicas.

Límites a la tecnología y días de desconexión digital

Al respecto de la relación de los más pequeños con la tecnología, los expertos en salud infantil coinciden en desaprobar que los menores de dos años empleen pantallas. Al cumplir esa edad el máximo tiempo diario que deberían tener contacto con los dispositivos se situaría en una o dos horas diarias, controlando el cumplimiento de dicho uso para impedir actitudes adictivas.

5 ventajas de escribir a mano con respecto al ordenador

Una interesante iniciativa propuesta por parte del National Institute for Health and Care Excellence consiste en incentivar días completos de desconexión digital -sin televisión, ordenador ni dispositivos móviles-, así como mantener entre niños y adolescentes el límite de uso por debajo de las dos horas al día, propiciando la actividad física en detrimento del sedentarismo.

Otros estudios señalan que el uso de redes sociales incrementa el riesgo de sufrir depresión para un niño en un 27%. Con cautela, conocimiento y comunicación, es importante que las familias de hoy en día conozcan tanto los peligros como las oportunidades del nuevo sistema digital y formen a sus hijos en el uso responsable de los dispositivos inteligentes, especialmente si tenemos en consideración que el 16% de los niños tiene su primer smartphone antes de los 10 años en Estados Unidos, una cifra que en España sube ligeramente hasta los 11 (un 42,2%, según datos del Instituto Nacional de Estadística).

Fuente | Panda Security/CBS News/Fast Company

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.