Seguridad Social Media

La Policía detiene a dos sirios por hacer propaganda del Daesh en redes sociales

La lucha cibernética contra el DAESH

Detienen en España a dos varones de nacionalidad siria y de 55 y 58 años de edad por su presunta participación en un delito de integración en organización terrorista, colaboración, adoctrinamiento y enaltecimiento del terrorismo en redes sociales.

El terrorismo ha cambiado mucho en las últimas décadas, con el Daesh (autodenominado Estado Islámico) como principal reflejo de la modernización y sofisticación de esta clase de actividades. Una transformación en la forma de matar, en los objetivos inmediatos y en la clase de perfiles que conforman estos grupos delictivos pero, sobre todo, una evolución en la forma de captar nuevos militantes, adoctrinarlos y favorecer la imagen pública del grupo terrorista.

En el caso del Daesh, las redes sociales conforman una parte importantísima de su estrategia operativa. Tanto es así que la UE impondrá multas a las plataformas que no eliminen contenido terrorista en una hora y muchas voces consideran ya los grupos terroristas en Facebook como el principal reto de la actualidad. Y no debemos olvidar que Twitter lleva más de 1,2 millones de cuentas suspendidas desde 2015 por motivos relacionados con el terrismo del Daesh.

El último reflejo de este fenómeno lo encontramos en la operación llevada a cabo por la Policía Nacional en el día de ayer, cuando se detuvo a dos varones de nacionalidad siria y de 55 y 58 años de edad por su presunta participación en un delito de integración en organización terrorista, colaboración, adoctrinamiento y enaltecimiento del terrorismo.

El consocio de Facebook, Google y Twitter detecta 40000 vídeos extremistas

Los detenidos mostraban un elevado nivel de radicalización y actuaban como importantes dinamizadores informativos, difundiendo la doctrina de los grupos yihadistas Daesh y Al Qaeda. Curiosamente, reza el comunicado de la Policía, cada uno de los arrestados mostraba preferencia por una de las organizaciones terroristas.

En ese sentido, el detenido que favorecía con su supuesta causa a Daesh había alcanzado un estatus superior en la estructura informativa de esta organización terrorista. Así pues, formaba parte de grupos de mensajería instantánea compuestos por individuos escogidos para labores de propaganda. Los administradores de dichos grupos eran miembros directos de Daesh que marcaban las líneas de actuación y transmitían información actualizada sobre el grupo terrorista y sus acciones. 

Con cientos de seguidores y un ritmo elevado de publicaciones, los detenidos empleaban sus perfiles para distribuir mensajes de incitación al odio y a la violencia, especialmente mediante la difusión de imágenes cruentas de los conflictos bélicos sirio e iraquí, acompañadas de comentarios alentando la confrontación religiosa y la destrucción de “los occidentales y quienes les ayudan”.

Las cuentas de los detenidos estaban dedicadas en exclusiva a la difusión de este tipo de contenidos propagandísticos sobre Al Qaeda y Daesh. En ningún caso hacían referencia a actividades privadas, familiares o de ocio, una evidencia de su fin instrumental, como herramienta de enaltecimiento, captación y adoctrinamiento terrorista.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.