Salud

Estas son las mejores horas del día para desayunar, comer y cenar

mejores horas para ingerir alimentos

Tan importante es lo que comemos como cuándo lo comemos. Te decimos cuál es la mejor hora del día para desayunar, comer y cenar, según lo marcan los especialistas. Esta rutina alimenticia hará que tu organismo metabolice mejor los alimentos .

Aunque cuando se trata de nuestra alimentación siempre estamos pendientes de qué tipo de alimentos consumimos, algo en lo que nunca reparamos es a qué hora del día ingerimos cada una de nuestras comidas.

Pues aunque no lo creas, la hora en que desayunas, comes o cenas influye en cómo nuestro cuerpo  asumirá aquello que ingiere. Y debido a esto ya son muchos los estudios que nos recomiendan ciertas horas o periodos de tiempo para cada una de nuestras rutinas alimentarias.

En cuanto al desayuno, algo que todo el mundo debe saber ya a estas alturas, es que es la comida más importante del día. Sí, así lo dicen especialistas y madres por igual. Y es cierto, la ciencia lo corrobora. Pero además de recomendar no saltarse nunca el desayuno, la Ciencia ha ido un poco más allá y ya son varias las investigaciones que recomiendan evitar ingerir comida nada más despertarnos.

Lo suyo es esperar al menos una hora para realizar el desayuno.“La clave está en moverse por la mañana, retrasando la primera comida”, explica la portavoz de la academia estadounidense de nutricionistas y dietistas Constance Brown-Riggs en la revista LiveScience.

Este es el desayuno de tres ingredientes que recomienda una doctora de Harvard

En línea con esto, desde la Universidad de Telaviv, un estudio dirigido por la Doctora Daniela Jakubowicz –especialista en medicina interna y endocrinología, indica que antes de las 9.30 metabolizamos mejor la primera comida del día. “Mejora la expresión de los genes que nos ayudan a perder peso”, por lo que si este es nuestro objetivo, desayunar antes de esa hora podría ser más favorable a mantenernos en nuestro peso.

En cuanto a qué deberíamos desayunar, un estudio realizado por la Universidad de Alabama indica que lo ideal es que empecemos el día con un desayuno rico en grasas. Publicado en el International Journal of Obesity, la investigación demostraba que mientras que los que empezaban el día con una dieta rica en grasas mantenían un perfil metabólico normal, las personas que lo hacían con carbohidratos tienen a retener más las grasas cuando ingieren otro tipo de alimentos.

Mejor hora para comer y cenar

Aunque no es habitual que tengamos un horario fijo de comidas, los médicos recomiendan los beneficios de llevar a cabo una rutina horaria alimenticia.

Más allá de eso, los estudios centrados en este tema indican que comer más tarde de las 15:00 horas dificulta la pérdida de peso. Y es que como el estudio realizado por la Universidad de Harvard y Murcia muestran, comer a deshoras repercute en nuestro reloj biológico  y favorece la obesidad.

Mitos sobre el desayuno, la comida y la cena que tendrías que dejar de creer

Por ello es fundamental la hora en que realizas las comidas, y es que dependiendo del momento un mismo alimento no será procesado de la misma manera si se ingiere por la mañana o por el día.

Según el estudio anteriormente citado,  “por la mañana tenemos mucha capacidad de metabolizar los azúcares porque la insulina funciona a altos niveles de rendimiento, mientras que por la noche, baja la insulina y sube la melatonina, y hay una mayor intolerancia a la glucosa”, indica Marta Garaulet, catedrática de Fisiología y Nutrición de la Universidad de Murcia.

De esta manera la cena sería recomenable que fuese la comida con menos calorías del día, ya que nuestro cuerpo tendrá más dificultad en procesas ese incremento energético. En cuanto a la mejor hora para cenar, lo más recomendable es hacerlo entre las  20:00 y las 21:30 horas, aunque esto también esta en función de la hora a la que nos vayamos a la cama, que es cuando nuestro cuerpo más se ralentizará.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.