Salud

Cómo la luz natural puede revolucionar positivamente tu salud

Productividad, descanso y ahorro: ventajas de la luz natural

La luz natural en la vida cotidiana es importante para eludir problemas como la depresión, el insomnio, la fatiga visual o el déficit de vitaminas. Repasamos sus principales beneficios y te contamos cómo te afecta su influjo.

En nuestro mundo contemporáneo y ya sea por motivos laborales, de sedentarismo o de estilo de vida, cada vez menos personas están expuestas a lo largo del día a numerosas horas de luz natural, pese a que biológicamente estamos programados para beneficiarnos de su exposición. Al igual que sucede con los ritmos circadianos, tu organismo te agradecerá iluminar tu hogar, tu oficina o tu espacio de trabajo con luz solar, reduciendo en la medida de lo posible las fuentes artificiales como los tubos fluorescentes o las bombillas LED.

La luz azul, presente en dispositivos como ordenadores y tablets, mejora el estado de alerta y la función cognitiva, pero implica numerosos riesgos como la fatiga visual, el agotamiento mental, las interrupciones de los ritmos circadianos, la degeneración macular o el dolor de cabeza, mientras que aumenta el riesgo de padecer depresión, diabetes, enfermedades de índole cardíaca y obesidad.

Tal y como apunta la siguiente infografía, entre una amalgama sumamente interesante de datos, incrementar el tiempo de exposición a la luz natural mejora y aumenta la síntesis de vitamina D, básica para regular el sistema inmunitario, la salud ósea y la función cerebral. Por ello, la falta de la misma es una de las principales razones por las que las personas pueden tener una deficiencia de vitamina D. También existen evidencias de que la luz solar aumenta los niveles de vitamina B, que combinada con la D mejora la digestión y el apetito, la circulación sanguínea, la calidad de sueño o el estado de la piel y de los huesos.

Cómo la naturaleza y las oficinas verdes pueden revolucionar tu empresa

Otra de las ventajas más relevantes de la luz natural atañe a la mejora de la salud mental, ya que son abundantes los estudios que apuntan a que exponernos a ella incrementa los niveles de serotonina, el neurotransmisor responsable de nuestro estado de ánimo. Al respecto de este tema, cabe recordar el trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés), una forma de depresión desencadenada por el cambio de las estaciones.

Los niveles de serotonina son generalmente más bajos en el invierno debido a la falta de luz solar natural, por lo que el SAD es común en los meses más fríos, siendo habitual su comienzo a finales de otoño y principios del invierno y su ausencia durante la primavera y el verano. Además, la luz natural también constituye una ayuda para personas que padecen depresión no estacional, trastornos de ansiedad y trastorno disfórico premenstrual.

La luz del astro rey también ayuda a tu reloj biológico, te mantiene en alerta e incrementa tu energía diaria, propiciando un descanso más notable y reparador, regulando tus ciclos de sueño y vigilia cada 24 horas. Además, según la Escuela de Medicina de Harvard, el ritmo circadiano debe restablecerse a diario para permanecer en sinergia con el entorno externo.

Luz solar, productividad y creatividad

Numerosas estadísticas plasman los efectos de la luz en la productividad: esta aumenta un 40% cuando los empleados trabajan bajo tragaluces. Los trabajadores de la oficina con acceso directo a elementos de luz natural como el verde y la luz solar se muestran un 15% más creativos. Los estudiantes con acceso a luz natural experimentan una mejora del 10% en la puntuación de sus exámenes, así como una tasa de aprendizaje 20% más alta en asignaturas como matemáticas y un 26% en lectura mejorada.

Por su parte, los trabajadores sin ventanas adolecen de una peor calidad de vida, trastornos del sueño y más problemas físicos en comparación con las personas que desempeñan su labor bajo la abundante exposición a la luz natural.

Productividad, descanso y ahorro: ventajas de la luz natural

Infografía | Cool Shutters

Fuente | ValueWalk

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.