TICbeat LAB

5 elementos para tener una landing page perfecta

5 elementos para tener una landing page perfecta

La landing page o página de aterrizaje es lo primero que ves de una web, por lo que debe contar con un funcionamiento intuitivo, ofrecer una buena experiencia de usuario y un diseño atractivo. Destacamos los puntos fuertes que debes resaltar.

Según el diccionario de Inbound Marketing de 40 de fiebre, una landing page se trata de “una página web diseñada específicamente para convertir visitantes en leads”, ya sean estos suscripciones, descargas, datos personales o compras online. A grandes rasgos existen dos tipos: las que encontramos dentro de una navegación habitual por una página web -bien posicionadas para SEO y con una estética pareja a la del resto de la página- y los microsites creados expresamente para un propósito definido.

Cómo optimizar para SEO local tu landing page

Persuasivas, dotadas de una elevada usabilidad, espacios de una experiencia de usuario óptima, intuitivas y eficaces para solucionar problemas, las landing page hechas con mimo y profesionalidad cuentan con una serie de elementos distintivos comunes que repasamos a continuación.

5 elementos con los que debe contar tu landing page

  • Escritura concisa, concreta y personalizada: La información del texto debe estar determinada por una propuesta de valor clara y una promesa acorde a las aspiraciones y necesidades del público objetivo. Recuerda que las páginas de destino tienen la tasa de rebote más alta de todas las páginas de un sitio web -del 70 a 90 por ciento-. Cuenta tu historia en pocas palabras, algo que especialmente encandila a la generación millennial.
  • Deja que los usuarios cuenten quién eres: No hay engagement sin confianza, por lo que humanizar la experiencia e incluir opiniones, valoraciones y feedback de usuarios y consumidores que ya hayan participado en tu proyecto, confiado en tu marca o adquirido tus productos te permitirá aprovechar el potencial social.
  • Espacio para respirar: Una buena landing page tiene vacío entre los elementos, espacios en blanco y un diseño minimalista que no sature al usuario. El desorden es tu enemigo número uno para cautivar, por lo que dejar aire entre los elementos ayuda a que sus relaciones jerárquicas sean más claras. De hecho, saltarse el menú de navegación en una página de destino puede elevar las conversiones en un 100%. Recuerda: nada de márgenes claustrofóbicos y si el contenido es amplio, apuesta por un scroll más largo. 
  • Caras humanas: Puesto que los seres humanos somos criaturas sociales -y por lo tanto, entrometidas por naturaleza-, nos sentimos más tentados de forma automática a reparar en los rostros. Si vas a emplear imágenes en tu página de destino, humanízalas para alentar la propensión natural a la curiosidad.
  • Movimiento: Tanto las animaciones como los vídeos son elementos muy atractivos a la hora de configurar una landing page, ya que nuestro cerebro está preparado para seguir el movimiento, un rasgo evolutivo que miles de años después sigue caracterizando nuestra visión periférica. De hecho, las estadísticas revelan que incorporar vídeos a una página de destino puede aumentar las conversiones en un 86%.

Fuente | Search Engine Journal

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.