Innovación

Los anticuerpos de los tiburones podrían tratar tumores cerebrales

La sangre de camellos y tiburones podría tratar enfermedades cerebrales

La doctora Helen Dooley lidera una puntera investigación sobre cómo los anticuerpos presentes en la sangre de camellos y tiburones pueden ayudar a tratar enfermedades como el Alzheimer y el cáncer cerebral.

Helen Dooley y muchos otros académicos del mundo creen que las proteínas cosechadas a partir de la sangre de tiburón podrían ser la clave para diagnosticar y tratar varias enfermedades cerebrales como el Alzheimer y diversos tipo de cáncer. La doctora Dooley, especializada en inmunología, acudió recientemente al Instituto de Tecnología Marina y Ambiental en Baltimore para recolectar muestras para su investigación.

La clave por las que la sangre de animales como llamas, tiburones o camellos son tan valiosos es debido al tamaño de los anticuerpos, proteínas producidas por el sistema inmune de un organismo en reacción a cuerpos extraños, los cuales ocupan una décima parte con respecto a los anticuerpos de los humanos, teniendo así capacidad para penetrar ciertas barreras estrechas como es el caso de la hematoencefálica.

Inteligencia Artificial en la salud: mejores avances de los últimos tiempos

Los científicos intentarán emplear la sangre de tiburón para fabricar una proteína que se pueda unir a objetivos específicos en el cerebro. Así, cuando el sistema inmune de un tiburón detecta el marcador, podrá producir anticuerpos contra él. “Si se trata de un tumor cerebral, lo inmunizaríamos con aquello que se encuentra en la superficie de dicho tumor, observaremos los anticuerpos que produce el tiburón y usaremos versiones sintéticas de los mismos para tratar a las personas”. Para ello, emplearán un método llamado PCR, que permite generar copias múltiples del ADN del anticuerpo.

En estos instantes, la doctora Dooley se encuentra modificando la secuencia genética de la proteína de los tiburones para hacerla más parecida a la humana, un importante desafío que todavía se encuentra en su etapa inicial. La firma de biotecnología Ossianix, con sede en Filadelfia, ya ha creado una proteína que se parece a una sección de un anticuerpo de tiburón y que se puede unir a un receptor que controla el acceso a la barrera hematoencefálica.

Puesto que los camellos y las llamas tienen anticuerpos tan pequeños como los de los tiburones, también se están empleando para tratar diversas enfermedades. El pasado 2017 una compañía belga realizó un ensayo de caplacizumab, derivado de una proteína de llama, aplicado a pacientes con una rara enfermedad de la coagulación llamada púrpura trombocitopénica trombótica, y ya ha solicitado una licencia para vender el medicamento en Europa.

Fuente | TechRadar

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.