Innovación

Qué podría revelar el primer trozo de asteroide que traerá la NASA a la Tierra

asteroide

La sonda espacial OSIRIS-REx de la NASA por fin ha llegado a su destino: el asteroide Bennu. Ahora pasará 18 meses explorando su nuevo hogar, hasta mandarle a la Tierra un souvenir peculiar: un trozo de asteroide. Te explicamos qué podría revelar.

Hace dos años que lanzaron al sonda espacial OSIRIS-REx de la NASA a órbita en busca del asteroide Bennu, y ayer llegó por primera vez a las proximidades de la superficie rocosa de su nuevo hogar que explorará los próximos 18 meses.

Bennu tiene un tamaño similar al del Empire State, explican desde The Washington Post, con la diferencia de que tiene alrededor de 4,6 mil millones de años, siendo un resultado del proceso que formó el sistema solar.

Además de ser el objeto más pequeño que ha explorado una sonda espacial hasta ahora, Bennu también destacará por volver a la Tierra. Pasados los 18 meses, el brazo robótico de OSIRIS-REx cogerá un trozo del asteroide para su posterior análisis. Lo lanzará a la Tierra dentro de una cápsula que aterrizará en el desierto de Utah. Su llegada está prevista para el 24 de septiembte de 2023.

Se trataría así del trozo de planeta más grande llevado a la Tierra desde las misiones Apollo cuando regresaron con piedras de la Luna.

Pero ¿qué podría decirnos un pequeño trozo del asteroide? Científicos esperan que en la muestra puedan encontrar pistas que ayuden a resolver los misterios del origen de los planetas, así como de la aparición de agua y vida en la Tierra. Además, Bennu también podría revelar nuevos recursos naturales útiles, como moléculas orgánicas o metales preciosos.

Traer un trozo de Bennu a la Tierra también podría servir para averiguar si en el futuro todo el asteroide en sí se dirigirá hacia nosotros, o qué rumbo tomará.

‘Oumuamua: el misterioso objeto interestelar que podría ser una nave extraterrestre

Todo esto si OSIRIS-REx logra completar su misión claro. Dado su pequeño tamaño la gravedad es realmente insignificante, siendo difícil orbitar alrededor del mismo. El equipo al mando debe tener especial cuidado con mantener el equilibrio entre la velocidad de navegación y la gravedad del objeto. Además, otros factores podrían interrumpir la investigación de la sonda, como una ligera presión de la luz solar.

Durante los próximos días se revelarán más detalles acerca del asteroide, como su tamaño, densidad y gravedad que hará más fácil la labor de los científicos.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.