Fintech

Hacienda quiere controlar las criptomonedas, los expertos dicen que es imposible

nuevos planes de montoro contra las criptodivisas

Hacienda ha lanzado una serie de medidas para controlar las transacciones de criptomonedas. Pero a pesar de las intenciones de la Administración, los expertos hasta el momento alertan de que esto no es posible dada la naturaleza de las divisas.

La investigación en Internet y la obtención de información relacionada con los nuevos modelos de actividad económica, especialmente en comercio electrónico, sigue constituyendo una prioridad para la Agencia Tributaria. En 2018, continuarán las líneas de investigación iniciadas en años anteriores y  además se incorporarán otras nuevas.

Así lo recoge el Plan de Control Tributario y Aduanero para 2018 de la Agencia Tributaria que publicaba este martes el BOE y en el que cabe destacar el especial interés de Hacienda por el mundo de las criptomonedas.

Su objetivo es poder estudiar la incidencia fiscal de nuevas tecnologías, como blockchain, y, en especial, las divisas digitales como Bitcoin o Etherum.

Por otro lado, encaminados a acabar con el crimen organizado y el blanqueo de capitales, el documento también resalta que las unidades de investigación de la Agencia Tributaria pondrán especial interés en el rastreo y análisis del empleo de de criptomonedas tipo “bitcoin” o similar como medios de pago.

Pero más allá de poder resaltar el nuevo interés que este tipo de tecnologías están acaparando, según la opinión de los expertos desde Hacienda poco más se podrá llevar a cabo.

Y es que como todas las voces consultadas repiten, por el momento “no existe ninguna tecnología capaz de fiscalizar las monedas digitales”.  Así lo adelantaba al diario La Vanguardia, abogado de la consultora NevTrace y uno de los mayores expertos en monedas digitales y tecnología blockchain de España, Pablo Fernández Burgueño.

El 10% del capital captado para nuevas criptomonedas ha sido robado o estafado

Y es que como recalca el especialista, la propia naturaleza de estas divisas digitales que a día de hoy recaban la atención de medio mundo, hace casi imposible poder llevar a cabo ese control fiscal que la propia administración pretende.

Dadas las descentralización de las criptomonedas y las tecnologías de las que se dispone actualmente en la Agencia Tributaria, la única forma posible de llevar a cabo este control sería confiando en la buena voluntad de los propios usuarios o dueños de criptodivisas.

Una alternativa a la confianza en los propios ciudadanos para declarar el patrimonio obtenido a través de divisas como Bitcoin, es aumentar la vigilancia sobre los brokers y  monederos digitales de Internet. Según los datos, al rededor de un 80% de los usuarios que realizan transacciones con criptomonedas se sirven de este tipo de servicios para realizar el cambio de una divisa a otra.

Qué debes saber antes de que tu negocio acepte criptomonedas como forma de pago

Coinbase es uno de los más famosos, a través de esta billetera digital, cualquier usuario puede comprar bitcoins o cambiar estos a la moneda que escoja, por ejemplo euros. Pero una vez más las cosas no son tan fáciles como parecen.

Por una parte, poder seguir las transacciones que se llevan a cabo a las cuentas bancarias vinculadas para poder hacer esta compra o venta de divisas requeriría de la colaboración de los bancos. Ademas, en muchos de estos sitios la identificación de los usuarios no resulta tan fácil.

Aunque en algunos como el citado, te solicitan un documento de identificación para poder inscribirte, lo normal es que no se lleve a cabo una rigurosa revisión de si la identidad facilitada es o no verdadera.

Baste con que una de estas casas de cambio esté localizada en un país fuera de la jurisprudencia comunitaria, para que ni tan siquiera bajo mandato judicial pudiera ser fácil acceder a la información deseada.

Criptomonedas más rastreables

Como ya hemos resaltado siempre que hablamos de criptomonedas, la naturaleza de  estas divisas se caracteriza por ser descentralizadas, no depender de gobierno u organismo alguno y poseer una condición claramente anónima. 

Pero a pesar de esto, algunas de ellas son más fáciles de rastrear que otras. En el primer caso estaríamos hablando de dos de las criptomonedas más famosas, Bitcoin y Etherum.

Como recogen desde el diario El Confidencial, este tipo de divisas sí que permiten cierta trazabilidad a la hora de rastrear movimiento.  El blockchain o cadena de bloques, la tecnología en que se basan estas transacciones, va almacenando un histórico de todos y cada uno de los movimientos. Pero aunque estos se puedan conocer llegar hasta individuos concretos con nombre y apellido no es sencillo.

Para ello como explica el  Jorge Ordovás, cofundador de NevTrace,  “Necesitarías encontrar información fuera de Blockchain que relacione la dirección de Bitcoin con la identidad de su propietario”. para pode lograr esto necesitarías “nuevas tecnologías de recopilación y análisis de información en todo tipo de redes”,  algo que Hacienda  sí que ha recogido ya en el BOE.

Pero en cuanto a la intención de acabar con el crimen y el blanqueo de capitales, ante estas posibles opciones de rastreo que ofrecían monedas como Bitcoin, empezaron a surgir otras criptodivisas que sí otorgan un completo anonimato total para sus usuarios.

Qué es Monero y cómo funciona la alternativa a Bitcoin

De esta forma los especialistas alertan a la Administración que la delincuencia organizada y las mafias  hace tiempo que se pasaron a monedas como son Monero o ZCash que surgieron como respuesta a las intenciones de los gobiernos por controlar el mercado financiero de las criptodivisas.

En defintiva, ante las pocas posibilidades de éxito que ofrecen por el momento las opciones de control fiscal y financiero sobre las criptomonedas, las nueva normativa recogida por la Agencia Tributaria parece quedar en una mera anécdota que nos indica hasta que punto Bitcoin y el resto de divisas son ya una realidad en nuestra sociedad.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.

  • Muy buen post