Fintech

Así sería una sociedad sin efectivo (y está más cerca de lo que crees)

tarjeta de crédito contactless

Los billetes que llevas en los bolsillos tienen los días contados. Cada vez aceptan pagos electrónicos en más establecimientos, y parece ser la opción preferida del consumidor. Pero, ¿cómo sería una sociedad sin efectivo? Te explicamos sus ventajas y desventajas.

En algunos sitios ya está ocurriendo: Suecia cada vez puede definirse más como un país sin efectivo. Si lo normal era ver señales que indicaban que no se aceptaban pagos con tarjeta en los establecimientos, ahora es al contrario en el país nórdico.

Pero no se trata de una tendencia que solo afecte a Suecia. La apuesta por los pagos digitales podría provocar que dentro de tan solo 5 o 10 años vivamos en una sociedad sin efectivo.

Pagaríamos con las tarjetas de crédito y débito, que ya están plenamente extendidas, a lo que se están sumando cada vez más las apps de pagos electrónicos, como PayPal, y los pagos móviles. Además, parecen entrar en juego las criptomonedas, aunque su futuro es incierto y sus beneficios están en debate continuamente.

Tampoco es un camino fácil, ya que supone grandes cambios y el apoyo total del gobierno, pero a su vez parece inevitable…y no solo por la comodidad que supone. Los pagos digitales tienen grandes ventajas para la sociedad, pero a su vez eliminar el efectivo por completo conlleva sus desventajas.

El ‘pago selfie’ encallará por la falta de interés de los consumidores, afirma un estudio

Veamos cómo sería una sociedad sin efectivo, atendiendo a sus puntos positivos y negativos.

Ventajas de una sociedad sin efectivo

pago datafono

Las ventajas de una sociedad sin efectivo son bastante evidentes, este sistema no se ha instaurado de manera aleatoria y va mucho más allá de la mera comodidad de uso:

  • Reducción del crimen con violencia: Es fácil robar dinero efectivo, y los pagos digitales darían más seguridad física a los ciudadanos reduciendo los atracos – aunque si se han visto amenazas a punta de pistola por Bitcoin.
  • Reducción de prácticas nefarias: La mayoría de las prácticas nefarias, como tráfico de drogas, se hacen con efectivo ya que no deja rastro. Con pagos digitales todo queda registrado y sería más difícil operar para los criminales.
  • Reducción del fraude: El registro del dinero electrónico también permitiría reducir el fraude, ya que el blanqueo de capitales sería mucho más complicado. Eso sí, no debemos olvidar que los criminales encuentran otras vías, recientemente vimos como detenían a una banda de ciberdelincuentes dedicada al blanqueo con Bitcoin.
  • Mejor control de la inflación: Habría un fiel reflejo sobre el movimiento y flujo del dinero, permitiéndole al gobierno control más la economía evitando, por ejemplo, la inflación.
  • Ahorro de dinero y trabajo: Desde la impresión y fabricación de billetes y monedas cuesta dinero. Así, las empresas se ahorrarían el gran trabajo que es gestionar el efectivo.
  • Pagos internacionales: Al visitar otro país no tendríamos que andar cambiando dinero para obtener la moneda local. Los pagos digitales serían universales y más sencillos.

Desventajas de una sociedad sin efectivo

sin dinero cartera vacia

También tiene grandes desventajas que tendrían que resolverse para que una sociedad sin efectivo sea viable.

  • Menos privacidad: Puede que ayude a reducir el crimen, pero a costa de tu privacidad. Las compañías sabrían todo de ti, y nuestros hábitos de pago pueden revelar más de lo que crees.
  • Hacking: Tal vez se reduzcan los ataques físicos, pero aparecen nuevos tipos de crímenes en el mundo virtual. Además, sería un problema mayor si alguien logra acceder a tu cuenta y quitarte todo el dinero, especialmente si no tienes efectivo en el que apoyarte.
  • Desigualdad: Se abriría la brecha de la desigualdad ya que aquellos que no tengan acceso a dispositivos tecnológicos o no vivan en zonas con buena conexión a Internet se quedarían atrás, e incluso no tendrían como pagar si el efectivo no existe.
  • Tasas e intereses: Si hay menos métodos de pagos las instituciones financieras tienen más poder para decidir las tasas que les convengan. Así, con los pagos electrónicos los gobiernos podrían promover los interés negativos, lo cual estimularía la economía pero provocaría que el dinero perdiera valor.
  • Mayor gasto y menor ahorro: Algunos expertos explican que la clave para ahorrar está en pagar con dinero en efectivo, ya que si no vemos el dinero somos menos conscientes de que desaparece. Para vivir en una sociedad sin efectivo algunos tendrían que cambiar los hábitos de dinero para evitar un gasto excesivo.

Vía | The Balance

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.