Innovación

Este juego nos enseña una lección preocupante sobre la IA y los humanos

Escrito por Ana Muñoz

Paperclips es un juego gratuito, y además muy adictivo, que nos enseña una lección preocupante sobre el futuro de los seres humanos y la Inteligencia Artificial.

Son muchos los juegos que podemos encontrar en Internet sobre escenarios apocalípticos o de terror.

Sin embargo, el que os traemos hoy os hará pensar de cara a un futuro cercano. Matt Weinberger ha publicado un artículo en Business Insider en el que reflexiona sobre el futuro de la IA y los seres humanos. Pero, ¿a qué conclusión ha llegado?

El experto explica que la idea se le ocurrió mientras jugaba a Paperclips, un juego gratuito al que puedes acceder a través de cualquier navegador. El objetivo del mismo es sencillo: hacer lo más rentable posible un negocio de clips.

Pero a pesar de que parezca un juego absurdo, lo cierto es que poco a poco la realidad se vuelve cada vez más oscura.

Y es que al principio todo es práctico: cada vez que haces click en el botón, se fabrica un clip virtual. De esta forma, tu objetivo es hacer cada vez más objetos de este tipo y más rápido. Además, a su vez tienes que controlar que el precio de los mismos esté relacionado con una demanda acorde y que los materiales que tengas para ello sean suficientes.

Los puestos de trabajo que resistirán más a la revolución robótica

Al poco tiempo el juego te ofrece lo que denomina AutoClippers, una herramienta que crea clips sin tener que presionar el botón. A continuación aparece WireBuyer, que compra más alambre para que puedas hacer más clips sin que se agoten los suministros.

Como te puedes imaginar, cada vez resulta más eficiente dejar que la máquina haga sola los clips antes que estar todo el rato pulsando el botón.

Y sigue, y sigue. De hecho, hay momentos en los que la máquina te ofrecerá la capacidad de hipnotizar a los clientes para comprar más clips, generar un pegadizo slogan o, incluso, invertir en bolsa.

Al final es más productivo dejar que el juego haga el trabajo por sí mismo. De hecho, tu mayor quebradero de cabeza será resolver problemas realmente graves, como la paz mundial o el calentamiento del planeta (y no, no es broma).

A pesar de todo esto, es un juego extrañamente adictivo que nos enseña una importante lección si vamos un paso más allá: ¿y si estamos creando IA cada vez más inteligente que termina por hacer el trabajo de los seres humanos y se convierten en una parte fundamental de la economía mundial hasta el punto de que llega a ser imprescindibles?

En cierto modo ya lo estamos viendo con la Cuarta Revolución Industrial, pero no viene mal reflexionar sobre estos temas de vez en cuando.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.