Energía

Así es como una sola célula solar puede producir electricidad e hidrógeno a la vez

El 100% de la demanda mundial de electricidad podría ser renovable en 2050

El nuevo prototipo de HEPV de fotosíntesis artificial ha conseguido convertir la luz solar en dos tipos de energías renovables. Este dispositivo permite a través de una sola célula solar extraer electricidad e hidrógeno y aumenta así la eficiencia del proceso.

El dispositivo HEPV (célula fotoeléctrica y voltaica híbrida) de fotosíntesis artificial convierte la luz solar y el agua en dos tipos de energías renovables: electricidad e hidrógeno.

Así, los científicos han conseguido extraer la energía del sol a través de la división del agua, que es una técnica de fotosíntesis artificial en la que se utiliza la luz solar para generar hidrógeno en forma de combustible a partir del agua.

celula solar

Imagen: Berkeley Lab.

Investigadores de Berkeley Lab han agregado al sistema convencional de división del agua un contacto eléctrico adicionado a la superficie posterior del componente de silicio, que es lo que han llamado HPEV. Este dispositivo tiene por tanto dos contactos en la parte posterior en vez de solo uno.

Así, con dos salidas es posible dividir la corriente en dos, por tanto una parte de la corriente puede contribuir a generar combustibles solares y la otra como energía eléctrica.

Los investigadores han diseñado un prototipo para probar esta teoría, y ha funcionado. “En ciencia, nunca estás realmente seguro de que todo vaya a funcionar, incluso si las simulaciones de tu computadora dicen que lo harán. Pero eso también lo hace divertido. Fue genial ver nuestros experimentos validar las predicciones de nuestras simulaciones”, ha explicado Gideon Segev, el autor principal del estudio.

Así han conseguido unos científicos producir electricidad con desechos de café

Según Segev, en un generador de hidrógeno solar convencional, el 6,8% de la energía solar que incide en la superficie de la célula se almacena como combustible de hidrógeno y el resto se pierde. Las células HPEV recogen los electrones sobrantes que no generan hidrógeno y se usan para generar energía eléctrica, es decir, se aumenta enormemente la eficiencia de la energía solar.

Esto produce una eficiencia a la hora de convertir energía tres veces mayor que la que dan las células de hidrógeno solar convencionales.

Vía | El periódico de la energía

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández