Innovación

5 compañías de éxito que han aprovechado el poder del algoritmo

5 ejemplos de como los algoritmos están modificando el liderazgo empresarial

Los algoritmos de Inteligencia Artificial están redefiniendo el liderazgo empresarial y organizacional por completo. Para arrojar luz sobre este ámbito, exploramos cinco ejemplos de empresas exitosas.

La Inteligencia Artificial y sus avances se han convertido en los últimos años un asunto más complejo y fascinante que puede ayudar a la mejora sustancial de industrias y ámbitos tan diversos como la salud, la atención al cliente, marketing, el retail, el desarrollo sostenible, la redirección del talento o la administración de finanzas. De hecho, los algoritmos desarrollados por las compañías líderes de esta cuarta revolución industrial son la catapulta para la eficiencia empresarial, además del impulsor esencial de la ventaja competitiva de Amazon, Accenture, Facebook o Netflix.

Cómo Netflix ha cambiado nuestra forma de ver la TV: innovaciones, avances y más

Para analizar el impacto reciente que ha tenido en el liderazgo y la administración de empresas poderosas la llegada de algoritmos cada vez más sofisticados, tomamos los ejemplos de compañías tan poderosas como Spotify, BioHub o Goldman Sach. Desde bancos a redes sociales o plataformas de streaming, ¡nadie escapa a los tentáculos de la IA!

5 compañías líderes que han tirado de algoritmo para triunfar

  • Spotify: El servicio de streaming con sede en Estocolmo ha revolucionado por entero la industria musical. Su éxito bebe en parte de su algoritmo, incluso el 40% de sus empleados están dedicados a ingeniería y software. El CEO Daniel Ek ama la música e incluso pasó un año tratando de convertirse en un guitarrista profesional, pero entiende que lo que hace que Spotify sea especial es la manera en que su tecnología interactúa con la música, los artistas y los oyentes. Hay tantas canciones y tantos gustos musicales que, sin un software de vanguardia, es imposible ofrecer funciones y recomendaciones tan personalizadas.
  • BioHub: Obtener resultados y conclusiones de volúmenes masivos de información comporta aprovechar el inmenso poder de los datos. Por ejemplo, el laboratorio de BioHub obtiene resultados precisos en potentes microscopios -dotados con cámaras de hasta 22 lentes- que arrojan millones de resultados. Su caso es el ejemplo de cómo un algoritmo puede lograr pasos agigantados en el campo de la investigación académica y científica. 
  • Goldman Sach: Hace dos años, el banco de inversión de Wall Street lanzó Marcus, un banco minorista orientado al consumidor joven y nativo digital. Al construir una plataforma tecnológica desde cero, Marcus ha podido ofrecer mayores tasas de devolución y mejores servicios que muchos competidores tradicionales. Pero además, la pasada primavera, Marcus adquirió Clarity Money, una plataforma de interacción infundida con Inteligencia Artificial que puede brindar muchas alegrías a la plataforma.
  • Facebook: Por todos son conocidos los complejos algoritmos de Facebook, en muchos casos sumamente útiles para sus millones de usuarios en el mundo y en otros erróneos y sometidos a furibundas críticas, como en el caso reciente en el que mostraron anuncios de terapias de conversión para personas homosexuales a personas del colectivo LGTB. También fueron sonados los casos de censura tachando de pornográfico un famoso cuadro renacentista o la actitud permisiva con cuentas negacionistas del Holocausto. Un ejemplo para reflexionar sobre la importancia de la necesidad de vigilancia por muy sofisticado que sea el algoritmo.
  • Nike: Con motivo del 30º aniversario de su icónico lema “Just Do It”, Nike decidió no seguir las pautas de ningún algoritmo -pese a usarlos para todo en su compañía, desde la fabricación de su ropa y calzado hasta el diseño o el marketing-, y apostar por la intuición con la figura del famoso deportista como  Colin Kaepernick como imagen de la campaña. Un ejemplo perfecto de la combinación perfecta entre la perfección de las máquinas y la creatividad sustentada por el factor humano.

Fuente | Fast Company

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.