Entrevistas

Pieter Louw (Fusion CI): “El móvil es la verdadera palanca para el cambio social”

Pieter Louw (Fusion CI)

Entrevistamos a Pieter Louw, CEO de Fusion Collective Intelligence, sobre los proyectos que su empresa tiene en marcha en España y Latinoamérica para cambiar el mundo mediante la tecnología móvil.

Fusion Collective Intelligence es una startup especializada en desarrollos digitales inspirados en las tecnologías móviles y dirigidos a comunidades de individuos que comparten intereses comunes, con el fin de proporcionarles un nuevo canal de comunicación, una palanca que les permita activar su inteligencia colectiva y fomentar la participación ciudadana para cambiar el mundo, generando un gran impacto social.

Un proyecto interesante en el que se aúnan tecnología y conciencia cívica y en el que TICbeat ha querido profundizar para conocer su alcance y su potencial de mercado, especialmente tras su reciente llegada a varios países de Latinoamérica. Para ello, hemos hablado con Pieter Louw, CEO de Fusion Collective Intelligence: 

  • ¿En qué proyectos están inmersos actualmente?

Actualmente disponemos de dos proyectos. Cityzn (cityzn.com) es una herramienta de co-creación de ciudades, para que los ciudadanos colaboren con su ayuntamiento en la gestión municipal con el fin de construir entre todos una ciudad mejor. Se distingue de otro tipo de desarrollos porque permite a los ciudadanos empoderarse a través del móvil para aportar en la búsqueda conjunta de soluciones, no sólo ser fuente de quejas y reclamaciones. A los ayuntamientos les damos una herramienta sencilla para canalizar toda esa información recogida de los ciudadanos y conocer mejor las necesidades reales de sus vecinos, y así mejorar la toma decisiones, para cocrear una ciudad más inteligente. Además, al tratarse de una solución universal, es posible inspirarse en las iniciativas que se están llevando a cabo en otras ciudades de la red para dar respuesta a problemáticas comunes, aplicando la inteligencia colectiva y optimizando los tiempos con propuestas innovadoras.

El otro es Welever (welever.org), una plataforma que pretende crear un movimiento global de ciudadanos activos y socialmente responsables, que toman la iniciativa para llevar a cabo acciones solidarias en su municipio, colaborando entre sí y con otros agentes sociales para conseguir dar pequeños pasos hacia la construcción de un mundo mejor. Como novedad, el individuo se convierte en promotor directo de iniciativas que pueden tener un gran alcance social, y creamos un punto de encuentro donde ONG, empresas, universidades, administraciones públicas, pueden colaborar entre sí y con la ciudadanía para asumir un papel activo y responsable en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por Naciones Unidas para llegar a 2030 viviendo en un planeta más sostenible, más solidario y más justo. Además, se integran elementos para la medición del impacto social obtenido con las acciones realizadas (supervisada por un organismo de control independiente), ofreciendo estadísticas de gran valor.

  • ¿Cómo os aventurásteis a entrar en esta confluencia de tecnología y asuntos sociales?

Parte de nuestro equipo había comenzado a trabajar con aplicaciones móviles en 2008, cuando aún su penetración y desarrollo no eran los de ahora y la única manera de avanzar era el “learning by doing”. Como auténticos pioneros, participaron en la creación de una empresa desarrolladora de apps de fantasía deportiva en torno a la cual llegó a crearse una comunidad de más de 70 millones de usuarios en todo el mundo.  Tras esta experiencia, se plantean empezar a desarrollar apps que vayan dirigidas a comunidades ya existentes, proporcionando a sus miembros una herramienta que les permita interactuar entre sí, utilizando la inteligencia colectiva para buscar soluciones a los retos y a las problemáticas a los que se enfrenta esa comunidad.  Y así nace Fusion Collective Intelligence.

Analizando nuestra sociedad vemos que hay muchos aspectos que se podrían mejorar: desigualdad, pobreza, deterioro medioambiental, tendencia al individualismo, falta de conciencia social… Pero no basta con quejarse, con esperar a que otros adopten medidas para mejorar las cosas. Para cambiar el mundo hay que empezar por lo más cercano, por nuestros pueblos y ciudades, y sólo se conseguirá con la implicación directa de los individuos, de ciudadanos activos que colaboran con los agentes sociales para impulsar ese cambio, de lo local a lo global.

Ante esta situación, vemos que existen tecnologías que favorecerían ese movimiento, pero que no se están explotando en la actualidad. El 81% de la población española utiliza en la actualidad un smartphone, cifra que duplica la existente hace cinco años. Hoy, la vida es móvil, y es el móvil el dispositivo que debe convertirse en la verdadera palanca para el cambio.

  • ¿Cómo son vuestras apps?

Nuestra tecnología se centra en el carácter universal de nuestras herramientas y en una experiencia de usuario basada en la sencillez, con un diseño cuidado e innovador que busca la eficacia y la satisfacción. Las apps de Fusion CI proponen nuevas formas de relacionarse con la sociedad en las que cada individuo cuenta, cada opinión construye y cada acción es necesaria para conseguir invertir las reglas del juego y empezar a promover el cambio, partiendo de lo local pero con un marcado planteamiento global.

Estas aplicaciones móviles se complementan con plataformas web desde las que los actores sociales gestionan su relación con la ciudadanía, en un proceso de colaboración bidireccional o multidireccional que se traduce en un verdadero movimiento de participación ciudadana para cambiar el mundo. Asimismo, nuestras plataformas proporcionan informes basados en estadísticas de uso que facilitan a las organizaciones una adecuada toma de decisiones.

  • ¿Cuáles son las principales barreras que os encontrasteis?

Nos encontramos con dificultades a la hora de acceder a herramientas de financiación que nos permitan mantenernos mientras conseguimos cerrar el círculo necesario para comenzar a tener ingresos propios. En el caso de nuestro proyecto Cityzn, en el que nuestros clientes potenciales son los gobiernos locales, nos encontramos también con que no se quieren arriesgar con un proyecto innovador y prefieren apostar por productos ya testados por otras ciudades, y con la barrera principal de la lentitud inherente a la toma de decisiones en la Administración Pública. En general, luchar contra el desconocimiento es nuestro principal hándicap.

  • ¿Está ya en fase de despliegue vuestras apps? ¿en qué países/ciudades?

Nuestra plataforma Cityzn está ya disponible y funcionando en España, la app se puede descargar desde las tiendas de aplicaciones iOS y Android. Recientemente hemos firmado un acuerdo con un agente local para comenzar su distribución en Uruguay. Respecto a nuestra otra plataforma, Welever, está también disponible en España y con conversaciones avanzadas para su implantación en México y Miami.

  • ¿Puedes comentar algún caso ejemplo concreto que sirva para ilustrar las ventajas de vuestra plataforma colaborativa?

Con Welever estamos trabajando en un proyecto piloto con el municipio segoviano de Santa María la Real de Nieva para convertirlo en el primer pueblo colaborativo a través de nuestra app. Esta herramienta es heredera de un prototipo anterior que lanzamos al mercado como banco de pruebas en un entorno real, y con el que en menos de tres meses conseguimos más de 500 usuarios de la app y 20 organizaciones creando y gestionando iniciativas desde la plataforma web.

  • ¿Cómo ha sido la llegada a Uruguay? ¿Podrías detallar cómo ha sido la llegada a ese país y los primeros feedbacks?

Gracias a la publicación en Internet de la noticia del nacimiento de Cityzn, el pasado mes de julio, un agente local vio la información y se interesó por nuestra herramienta. Contactó con nosotros para manifestarnos su interés en implantarla en su país, y tras negociar las condiciones mediante varias videoconferencias hemos firmado un acuerdo de colaboración que les convierte en nuestros partners en Uruguay, no sólo para distribuir Cityzn, sino también Welever. Ellos acaban de comenzar a moverse allí, pero las primeras impresiones que están recibiendo son muy positivas y alentadoras.

  • Previsiones de alcance en la sociedad.

Esperamos alcanzar un importante crecimiento y expansión internacional durante 2018, gracias a las puertas que ya tenemos abiertas en Uruguay y México, y en Estados Unidos a través de Miami.

  • Colaboración de instituciones y organismos públicos a la hora de desarrollar la empresa

A nivel nacional estamos en conversaciones para cerrar acuerdos de colaboración con diferentes instituciones, tanto de la Administración Pública como de organizaciones empresariales y entidades no lucrativas. Asimismo, contamos con el apoyo de partners estratégicos en México, desde donde la Fundación Manuel Arango y el Centro Mexicano para la Filantropía apuestan por nuestros proyectos y promueven su implantación en este país y su posterior expansión en Latinoamérica. También estamos en negociaciones con instituciones de alto nivel en Miami, cerrando acuerdos que pronto se harán públicos.

  • Financiación: ¿habéis emprendido ya rondas de financiación? ¿Por cuánto valor? ¿Tenéis prevista alguna ronda en un futuro cercano?

Estamos en plena ronda de financiación en este momento, con la que esperamos levantar suficiente capital para dar el salto a Estados Unidos y conseguir la implantación total en México y España para seguir desarrollando producto. Anteriormente hemos tenido dos rondas.

  • ¿Cuántas personas estáis involucradas actualmente en el proyecto?

En España somos ocho personas en este momento, y estamos montando equipos en México, Uruguay y Miami.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.