Entrevistas

Jesús Rebollo (Just Eat): “Nuestro mayor competidor es la gente que llama por teléfono para pedir comida a domicilio”

jesus-rebollo-just-eat
Escrito por Ana Muñoz

Entrevistamos a Jesús Rebollo, Country Manager de Just Eat España, sobre los retos digitales a los que se enfrenta el mundo de la restauración, los beneficios que supuso la adquisición de La Nevera Roja, así como del futuro de la compañía.

Las webs que operan en la industria de la restauración generan un negocio de más de 60.000 millones de dólares en Estados Unidos, Europa y Asia. Sin embargo, las compañías que lideran el sector no tienen chefs, camareros o restaurantes a su servicio, sólo cuentan con una flota de drivers y un equipo de expertos que les ofrecen a los negocios un sistema de reparto a domicilio.

En el caso de España la líder indiscutible es Just Eat, una empresa intermediaria entre el restaurante y el comensal. Su modelo de negocio es sencillo: ofrecer una base de clientes y un servicio de delivery a todos los restaurantes que se adscriban. Por ello la organización cobra un porcentaje por pedido, pero en ningún caso se embolsa ese “extra” al usuario.

Just Eat ya prueba las entregas a domicilio con robots autónomos

Por si fuera poco, les hacen una asesoría inicial gratuita a todas las compañías que se adhieren, además de vigilar el transcurso de las mismas una vez se han unido a su equipo. Y es que su estrategia es de lo más inteligente: si nuestros clientes tienen más pedidos, nosotros aumentamos la facturación. Al final es un sistema win-win en el que todos ganan.

Además, tal y como afirma Rebollo, la competencia (como UberEats o Glovo) no es un problema para ellos, ya que su objetivo es hacer cambiar de mentalidad a todos aquellos que aún llaman por teléfono para solventar una cena o una comida.

De hecho, aún hay un 80% de la población española que usa este mecanismo en vez de hacerlo online.

A pesar de todos estos nuevos métodos en el sector de la restauración, parece que la innovación se ha quedado estancada. Sin embargo, aún queda mucho por hacer.

Pero, ¿qué será lo próximo? ¿Cuáles serán los nuevos mecanismos de innovación? Si quieres responder a estas preguntas, echa un vistazo a esta entrevista de Jesús Rebollo, country manager de Just Eat España.

  • ¿Cuál es la dimensión de Just Eat en nuestro país?

A nivel de facturación no puedo dar datos, pero en España somos más de 100 personas trabajando y tenemos más de 7.000 restaurantes adscritos a nivel nacional.

  • El modelo de negocio va por comisión de restaurantes asociados, ¿qué porcentaje os lleváis de cada restaurante?

Nosotros somos un marketplace puro que lo que hacemos es agregar la oferta, los restaurantes y, después, los usuarios. Al cliente le cobramos una comisión que va entre el 12 y el 14%, de tal forma que el usuario no se ve afectado.

La transición con el equipo y clientes de La Nevera Roja no fue sencilla, pero sí fue muy natural

Esto para nosotros es muy importante porque hablamos con el restaurante para que mantenga sus precios de delivery en nuestra plataforma. No queremos que al estar con nosotros suba el precio, no es nuestra idea. A cambio, nosotros le traemos muchos más clientes y, por lo tanto, aumentamos su facturación.

  • Pero sí tenéis pedidos mínimos…

Depende. Es una decisión del restaurante. Nosotros le aconsejamos y ellos deciden. En este sentido somos muy respetuosos de la independencia del restaurante.

  • Quería preguntarte también por la compra de La Nevera Roja, ahora que ha hecho un año de la adquisición por parte de vuestra compañía. ¿Qué balance hacéis?

A nivel empresarial fue un éxito absoluto. Nosotros compramos La Nevera Roja el año pasado y, a nivel de usuarios y restaurantes, fue un acierto.

Más del 90% de los restaurantes adscritos a la plataforma continuaron con nosotros y los usuarios igual. Es decir, hubo una transición -no voy a decir sencilla- pero muy natural. A nivel de negocio nos permitió crecer muy fuerte y dar un mejor servicio. De hecho, hacían cosas muy buenas.

  • ¿Mejor que vosotros? ¿Podrías poner un ejemplo?

Yo no te diría mejor o peor, pero sí diferente. Por ejemplo, cómo se daban de alta los restaurantes en la plataforma o la forma de estudiar la frecuencia de los usuarios. Es lo que vas aprendiendo y cómo lo hacen. Analizamos cada día cómo mejorar nuestros procesos para ser más eficientes y, gracias a la compra de La Nevera Roja, aprendimos a mejorar nuestras técnicas.

Cuando llevas un tiempo en una empresa piensas que eres la bomba…pero cuando adquirimos esta empresa pensamos en muchas situaciones: qué gran idea esto que están haciendo en este proceso.

De 5.000 clientes que tenía La Nevera Roja no se agregaron a Just Eat 500. Es una cifra muy baja

Eso sí, hubo partes que fueron más dolorosas, como por ejemplo a nivel de empleados…fue una fusión por absorción y, en ese caso, la mayoría de los puestos se duplican. Hubo gente que se quedó con nosotros, pero muchos trabajadores no. Al final esa es la parte más delicada, pero también juegas con la vinculación de las empresas con las personas. Dentro de lo duro que fue, sólo tengo palabras de admiración a ese equipo, ya que aprendí una barbaridad.

  • ¿Qué porcentaje de los restaurantes que tenía La Nevera Roja no se agregaron y qué razones os dieron?

Hay algunos que no querían seguir en el mundo online, otros que no tenían casi pedidos…y se salieron. Pero vamos, no aumentamos porcentajes ni nada. Aún así, de 5.000 que había, que no se agregaran 500 es una cifra muy baja.

  • Quería hablar contigo de vuestra competencia, porque al principio estabais casi solos. Es cierto que estaba La Nevera Roja, pero ahora están UberEats, Deliveroo, Glovo, etc. 

En verdad nunca hemos estado solos. Es un negocio atractivo para emprendedores y grandes empresas. Antes era un servicio sólo para emprendedores y ahora atrae a todo tipo de compañías. Nosotros lo hemos dicho siempre: es normal que haya competencia, pero nuestro mayor competidor es la gente que sigue utilizando el teléfono para pedir comida.

Más del 80% de los pedidos a restaurantes que se realizan en España se realizan a través de una llamada. Piensa en la última vez que llamaste por teléfono para comprar un billete de avión. Hace mucho, ¿verdad? Pues eso es lo que queremos con el sistema de pedidos de comida.

Queremos educar a la gente a que sepan la facilidad y el beneficio que es hacer un pedido online, ya que es más rápido y más cómodo. Por eso que Burger King o Telepizza tengan sus propios sistemas de delivery online es fantástico.

  • ¿Y cuál es la diferencia de Just Eat con respecto a UberEats, Deliveroo u otras compañías similares?

Al final establecer diferencias es complicado porque ofrecemos un servicio similar. Sin embargo, en nuestro caso son tres: la primera, que ofrecemos cobertura nacional; la segunda, que incorporamos en nuestra oferta a cualquier tipo de restaurante (desde prestigiosos hasta los de los pequeños pueblecitos); la tercera, la capacidad que tenemos a nivel de servicio, es decir, la profesionalización.

Trabajamos con Big Data, que ponemos a disposición de nuestros restaurantes para que mejoren su negocio

En este último caso, por ejemplo, trabajamos con big data que ponemos a disposición de nuestros restaurantes. Así, les ayudamos a desarrollar mejor su negocio.

Algunos restaurantes nos llaman y nos dicen: oye, estoy pensando en expandirme. ¿Hacia dónde podemos irnos? Y les aconsejamos irse a un lado u otro en función de la comida y en qué lugar o distrito la piden más. Esto es algo que trabajamos mucho para dar a nuestros restaurantes el mayor beneficio.

  • Entonces hacéis también de “consejeros gratuitos” a vuestros clientes…

Sí, sin duda. Nuestra vida con el restaurante va en tres fases: la adquisición, primero contactamos con él y le ofrecemos nuestros servicios; luego entra en la fase de activación, en la que en un periodo de uno y dos meses les enseñamos cómo funcionamos; finalmente, a partir de ahí tenemos un equipo que les ayuda cada semana a mejorar.

La disrupción tecnológica en el sector de la restauración ha llegado tarde

Por ejemplo, les dicen: “La semana pasada tuviste unas malas reviews o una caída de pedidos, ¿qué ocurrió?”.  Cuando nos lo explican les aconsejamos tomar una u otra opción, mejorar su menú o expandirse.

Tenemos millones de datos que ponemos a disposición del restaurante. De hecho, tenemos un equipo de 14 personas que se encargan de darles datos útiles a las compañías con las que trabajamos, lo llamamos “business review”.

  • Hablábamos antes de que la transformación digital es muy necesaria para las empresas y, si no se transforman, se arriesgan a morir. En el caso de la restauración parece un poco complicado que innoven más allá de pedir a domicilio, ¿qué puedes decirnos al respecto? 

Yo creo que es un área donde la disrupción tecnológica ha llegado tarde. Antes existían sólo las reservas online, ahora tenemos también nuestros servicios, y en el futuro podremos, por ejemplo, pagar por teléfono cuando reservemos.

Los robots en devilery son una de las innovaciones que están por venir

Creo hay todo un ciclo de innovación tecnológica en el mundo de la restauración que está por descubrir. Es cierto que puede que tardemos más, ya que hay más de 150.000 bares en toda España y llegar a todos va a ser difícil, ya que es una industria muy fragmentada. Sin embargo, el restaurante es un pequeño empresario que, cuando ve beneficio a través de la tecnología, la adopta porque entiende ese valor.

  • Y vosotros, ¿en qué proyectos de innovación estáis trabajando en este momento? ¿Cómo será el Just Eat del futuro?

Nosotros estamos trabajando en varias áreas. En primer lugar en la capacidad de ofrecer más transparencia al usuario y al restaurante. Con esto nos referimos a que el cliente sepa por dónde va su pedido, cuánto le queda, si quiere hacer alguna modificación… Cuando hablas de 7 restaurantes que trabajan contigo parece sencillo, pero si tienes más de 7.000 clientes como nosotros, el proceso es un poco más complicado.

El siguiente es cómo ayudamos al restaurante a que mejore su organización interna: a través de gestión de los conductores, drivers, gestión de la facturación, pedidos, etc.

El último es: qué es lo que va a venir en el futuro. Esto puede ser un robot que haga el delivery.

Estas son las tres áreas en las que debemos desarrollarnos y seguir invirtiendo de cara al restaurante. Al final, nosotros trabajamos con todo tipo de negocios y nuestro core son muchas veces empresas pequeñas en ciudades diimnutas y tenemos que ayudarles a rentabilizar su compañía a través de mejoras e implementaciones.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.