Entrevistas

Francisco Romero (IBM Cloud): “La nube no es sólo tecnología, es un nuevo modelo de negocio”

Entrevistamos a Francisco Romero, el mexicano al frente de IBM Cloud y antiguo COO de Softlayer, empresa adquirida por el Gigante Azul en 2013.

En la actualidad, siete de cada diez empresas ya están en la nube y se prevé que el 60% de las cargas de trabajo empresariales se ejecutarán en la nube para 2018. En este contexto, IBM no se quiere quedar atrás frente a Amazon Web Services, Google o Microsoft y ha apostado fuerte por su nube pública, a la que ha dotado de la inteligencia artificial de Watson y apps muy verticalizadas para cada nicho de actividad.

De todo ello hablamos con Francisco Romero, un ingeniero de origen mexicano que está al frente de la división cloud de IBM a escala global. Romero llegó a la histórica multinacional en 2013, cuando el Gigante Azul adquirió el proveedor de servicios en la nube Softlayer, donde ocupaba la posición de director de operaciones (COO).

  • ¿Cómo entiendes la nube en pleno 2017, cuando este término ya es tan manido?

La nube no sólo es una tecnología, es un nuevo modelo de negocio que permite llegar adonde antes no se podía y obtener valor de datos que antes eran imposibles de manejar a un coste razonable. Eso sí, el cloud no soluciona todos los problemas de una empresa por sí solo: hay que poner un portfolio completo de soluciones y dotarle de capacidades suficientes para que tenga éxito. Y nadie tiene todas las capas en el mercado salvo IBM.

  • ¿Por qué ahora es el momento de dar el salto a la nube? ¿Qué ha cambiado en los últimos años para que este modelo de entrega ya esté maduro?

Creo que dos son los factores que han influido en que la nube sea ya una tecnología democratizada y extendida en todo el mundo. El primero de ellos es la seguridad: al principio había muchos temores sobre esta cuestión, pero ahora la capa de seguridad, encriptación y protección de los datos que aportamos es mejor incluso que la de soluciones ‘on-premise’. El segundo es el valor que proporciona esta nube: no se trata sólo de llevar datos al cloud, sino de aportar valor con escalabilidad y flexibilidad; un valor que se va a ir acelerando conforme se vaya expandiendo.

  • ¿Cómo va a ser la convivencia de la nube con la otra gran tendencia de nuestros días, el Internet de las Cosas?

Aquí es importante tener una visión de la nube por capas y ser capaces de que nuestra propuesta pueda ir integrando toda la información que se vaya creando, proceda de donde proceda, en cada uno de esos niveles. O, dicho de otro modo: debe ser la infraestructura la que se adapte a las necesidades del Internet de las Cosas, y no a la inversa.

  • En esta evolución hacia la nube, la Administración Pública parece que sigue resistiéndose. ¿Cómo crees que se puede paliar esta reticencia?

El sector público siempre es más receloso de cambiar de modelo de entrega, principalmente por la falta de una regulación adecuada para el tipo de información y necesidades que manejan. Por ello, creo que hay que entender a las AAPP y desarrollar soluciones que encajen en la medida de sus posibilidades y ayudándoles a moverse hacia entornos más ‘cloud-friendly’. Como ejemplo, la banca -que es otro sector extremadamente regulado- ya está en la nube porque supimos aprender qué infraestructuras necesitaban y dotarles de la tecnología madura correspondiente.

  • Desde tu cargo tienes una visión global de distintos mercados, ¿cuáles crees que son los países que van en cabeza a la hora de mover su ‘core’ de negocio a la nube?

Diría claramente que Estados Unidos y Europa son los mercados más maduros en ese sentido, destacando dentro del continente europeo a países como Reino Unido, Alemania y Holanda.

  • Y por sectores, ¿cuáles crees que están tirando del carro de la nube?

Sin duda, el sector financiero ha hecho un trabajo encomiable llevando sus servicios a la nube, principalmente a causa del lanzamiento de todas sus apps móviles y la llegada de las fintech. Además, en este campo somos un proveedor de confianza, ya que todos los bancos tienen instalados nuestros mainframe desde hace décadas. Por detrás resaltaría al sector industrial, el retail o la sanidad, esta última con tímidos avances hacia la tecnología cognitiva en la nube que espero se vayan extendiendo.

  • ¿Cuál es la apuesta de IBM en el terreno del cloud computing?

Somos un proveedor de escala global con la intención de liderar el mercado gracias a una propuesta que cubre todo el espectro de necesidades de los clientes, desde el ‘bare metal’ hasta las aplicaciones más sencillas, todo con una capa de inteligencia cognitiva incorporada gracias a Watson y un conjunto de APIs que nos permiten interconectar diversas fuentes de información de manera muy sencilla.

Para ello, contamos con 50 centros de datos, con la intención de tener más de 100 y poder expandir nuestra huella geográfica allá donde nuestros clientes están, con servicios de vanguardia en almacenamiento, networking y toda clase de aplicaciones empresariales. También estamos desarrollando alianzas con marcas líderes en el sector TIC, como Intel o SAP, para favorecer la innovación en el campo de cloud computing junto a nuestras soluciones. Y, por último, estamos invirtiendo más de 1.000 millones de dólares al año en nuestros centros de datos, lo cual demuestra lo estratégico que es este negocio para IBM.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.