Entrevistas

Colin Angle (iRobot): “Está bien lo que hace Elon Musk, pero me interesa más mejorar la vida en la Tierra que conquistar otros planetas”

colin-angle-irobot
Escrito por Ana Muñoz

Entrevistamos a Colin Angle, CEO y fundador de iRobot, y conocido por muchos como uno de los padres de la robótica. Con él reflexionamos acerca del futuro de las máquinas, así como de los peligros de la Inteligencia Artificial.

Colin Angle es una de esas personas con las que los apasionados por la tecnología estamos encantados de hablar. Este erudito de la robótica comenzó su andadura en el mundo de los negocios con iRobot hace ya más de 27 años, y ahora posee un imperio que da servicio a más de 20 millones de hogares, revolucionando la manera en la que las personas se enfrentan a la limpieza de sus casas.

Pero su trayectoria no se queda en los aspiradores. En los primeros años de iRobot, Angle y su equipo diseñaron el controlador de la nave de la NASA, que condujo al Sojourner en su exploración de Marte en 1997.

iRobot: la compañía que pasó de explorar el espacio a limpiar nuestros suelos

Gracias a ello, y en reconocimiento a los logros conseguidos, ganaron el premio Group Achievement Award otorgado por la agencia. Por si fuera poco, su nombre está inscrito en el fuselaje del Spirit, el robot explorador del planeta rojo que se exhibe en la NASA.

Sin embargo, eso es secundario. Y es que, para Angle, su objetivo es fabricar robots útiles que mejoren la calidad de vida de sus clientes.

Teniendo en cuenta que es uno de los padres de la robótica moderna, resultan curiosas sus opiniones. Es un tanto contradictorio que fuera uno de los pocos CEOs reconocidos mundialmente que decidiera no firmar el manifiesto para limitar la IA de los robots, cosa que sí hicieron otras grandes personalidades del s. XXI como Steve Wozniak, Elon Musk o Stephen Hawking.

Pero tiene una explicación lógica. Reflexionamos sobre este tema con Angle, además de sobre el futuro de los robots o de cómo fueron sus inicios en el mundo de la ingeniería (que, te adelantamos, fueron a los dos años de edad).

  • Leí en una entrevista que fabricó su primer robot cuando tenía dos años…

En realidad no recuerdo haber fabricado mi primer robot a los dos años, pero sí es cierto que empecé a arreglar cosas de la casa desde que era muy pequeño.

Por ejemplo, me ofrecí a arreglar el water de mi casa con dos años porque se había roto y escuché que mi madre iba a llamar al fontanero.

La idea de iRobot está basada en la frustración

Yo le dije que no lo hiciera porque tenía un libro que se llamaba “Cómo funcionan las cosas”.

Le pedí que me lo leyera, porque yo no sabía leer aún, y, poco a poco, arreglé el baño. Esos fueron los inicios de mi viaje al mundo de la ingeniería.

  • Hablando de ingeniería, ¿Cómo se te ocurrió la idea de iRobot? ¿Cómo fueron los inicios de la empresa?

La idea de iRobot está basada en la frustración. Yo había leído cosas y había visto películas sobre robots, pero no teníamos los androides que nos habían prometido en nuestro día a día. Quizás había algunos en el espacio, pero nada que puediera ayudar a los seres humanos en nuestra vida diaria.

Así que pensé en crear robots prácticos que para traerlos al mundo real. Teníamos la tecnología, pero no sabíamos aplicarla al mundo de los negocios. Sólo sabíamos que queríamos tener robots en nuestro día a día.

Eso sí, los inicios fueron muy difíciles porque aunque había muchas compañías interesadas en el tema, aún no sabían qué hacer con ellos.

Mi nombre está en Marte por construir un robot explorador espacial, pero para mí es más emocionante fabricar una máquina que ayude a las personas mayores a valerse por sí mismas

Teníamos que pagar todos los meses a nuestros empleados y, durante seis años y medio, nunca empezamos un mes con dinero suficiente como para retribuirles a todos. Ni siquiera teníamos inversores, éramos demasiado especulativos y estábamos adelantando nuestro tiempo a gente que, realmente, no iba a invertir en nuestra idea. Así que los inicios fueron muy estresantes, pero amábamos lo que hacíamos.

Eso sí, ni una sola vez dejamos a la gente sin su sueldo. Además, los empleados se quedaban. Sabías que si entrabas a trabajar en nuestra empresa no te ibas. De hecho, nadie se marchó en 10 años, excepto una chica y fue porque su marido se mudó a California, no por nosotros. Sabíamos que teníamos una misión emocionante por delante, y esa era nuestra motivación.

Por ejemplo, uno de nuestros proyectos era construir robots que exploraran otros planetas para la Estación Espacial Internacional (ISS). De hecho, mi nombre está en Marte. Aunque también te digo que un sueldo del Gobierno no es una buena inversión para una empresa.

¿Cuántos robots exploradores se necesitan? Nosotros preparamos una cadena de montaje para sólo dos androides espaciales. La cantidad de dinero que puedes ganar en estos casos es muy limitada, como te puedes imaginar.

Aunque esto pueda parecer muy emocionante, nuestra meta no era y no es esa. En realidad lo que queríamos es que hubiera un robot en cada casa y en el 30% de los hogares tres o cuatro. Esto, para mí, es aún más emocionante.

En mi opinión, la mayor aventura del mundo no es construir los robots más sorprendentes, también tienen que ser útiles. Con esto me refiero a que es más importante hacer un androide que ayude a una persona mayor a subir escaleras y que tenga un precio accesible, o un robot que dejes en el suelo y aspire tu casa que uno que pueda explorar otro planeta.

Yo prefiero cambiar la vida de la gente de forma práctica.

  • ¿Y qué piensa sobre Elon Musk y Space X?

Estoy de acuerdo con lo que hace, y creo que es muy interesante. Aprenderemos mucho a nivel científico, y estoy seguro de que será útil.

Sin embargo, aquí en la Tierra tenemos otro reto aún más importante: nuestra población se está haciendo cada vez más mayor y cada vez hay más gente por encima de los 65 años.

La mayoría de los robots del futuro estarán destinados a ayudar a personas mayores en su propio hogar

En unos años no habrá gente joven que ayude a estos ancianos a menos que dejen sus trabajos a tiempo completo. Necesitamos crear tecnología o robots que ayuden a estos mayores.

  • ¿Crees que ese es el futuro de la robótica?

Sí, creo que la gran mayoría de los robots del futuro servirán para ayudar a las personas mayores en su propio hogar y que éstas puedan ser independientes en su propia casa.

  • Por otra parte, tengo una curiosidad acerca de por qué no firmó el manifiesto, que ratificaron otros personajes de la talla de Stephen Hawking o Tim Cook, para limitar la inteligencia de la IA.

La IA es poderosa, y tiene muchos pros y contras. La Inteligencia Artificial y la Robótica, en algunos casos, es emocionante, pero es lo menos relevante de lo que hablar. Concretamente, los robots utilizan una capacidad muy pequeña de Inteligencia Artificial; por eso es mucho más interesante hablar de ella en coches autónomos o buscadores.

Es irónico que Elon Musk hable de los peligros de la IA cuando él es uno de los involucrados en desarrollarla

Incluso, es irónico que Elon Musk hable de los peligros de la Inteligencia Artificial cuando él es uno de los más involucrados en su creación. No tiene sentido teorizar sobre los posibles riesgos de la inteligencia artificial del futuro, cuando en el presente tenemos ejemplos de IA que tenemos que controlar. 

Por ejemplo: la inteligencia artificial que más me preocupa a día de hoy es la de los coches autónomos, o la de los buscadores, porque es con la que convivimos, la que puede afectar al mundo real.

Entonces tenemos que desarrollar una IA en la que podamos confiar, que sea lo suficientemente potente para evitar accidentes.

Si quieres limitar la IA de un coche autónomo es cuando deberías asustarte, ¿Quiero que mi automóvil sea lo más seguro posible o no? ¿Hasta qué punto quiero que sea inteligente?

Cuando pienso en cómo de eficiente quieres que sea una IA quizás no pienso en automóviles, pienso sí en cómo de eficaz quieres que sea un buscador de Google. ¿Quieres que sea lo más inteligente posible para que acierte?

Si estás preocupado por lo inteligente que puede ser un coche y quieres limitar su IA, es cuando deberías asustarte. ¿Quiero que mi coche sea menos seguro? ¿Quiero que Google funcione algo peor por limitarlo?

Atribuimos demasiada inteligencia a los robots, a pesar de que son muy tontos. Es porque tendemos a humanizarlos. El 90% de la gente que tiene un Roomba le pone un nombre. El mío se llama Roswell porque parece una nave espacial…y me hace gracia.

Atribuimos demasiada inteligencia a los robots, a pesar de que son muy tontos

Normalmente la gente le pone un nombre al suyo porque le coge cariño. Es muy común que alguien llame al servicio técnico porque se le estropea el dispositivo y cuando le decimos que vamos a cambiarlo por otro, dicen que no quieren uno nuevo, quieren que su Roomba “se ponga bien”.

Con esto quiero decir que la gente tienen una necesidad intrínseca de personalizar a los robots, incluso cuando son tan tontos como un Roomba.

La idea de que las máquinas tengan la posibilidad de ser inteligentes en un futuro es interesante, pero es aún más importante cómo afecta la Inteligencia Artificial en nuestro día a día.

Puedes decir que tienes miedo de los robots, ¿pero no tienes miedo de los coches autónomos?

Es una conversación muy interesante que la gente debería tener, porque están ya. Y no sobre robots que no existen.

Incluso, sería más interesante que habláramos de los robots que necesitamos. Y vuelvo al ejemplo anterior de la necesidad de fabricar robots que hagan que los mayores sean independientes. ¿Cómo vamos a encargarnos de ellos si el 30% de los jóvenes no tiene siquiera carnet de conducir (en EEUU)? No lo tienen porque prefieren ir en Uber.

Es fácil decir que no quieres robots en tu vida por miedo, pero no es tan sencillo no volver a abrir Google (que funciona con IA)

Quieren tener un medio de transporte propio, pero creen que conducir es un problema. Y este tipo de situaciones es lo que la robótica podría solucionar. Por eso creo que es bueno hablar sobre ello, ya que tengo la esperanza de que si hablamos de problemas reales la gente cambiará.

Es que es muy fácil decir que no quieres robots en tu vida y que no quieres que sean inteligentes o que dirijan nada, pero entonces les dices a esas personas que no vuelvan a encender Google nunca más y la conversación es distinta.

  • Y hablando de futuro, ¿cuál es el de iRobot?

Pues iRobot tiene 27 años de historia en el mundo de los negocios, y actualmente estamos muy centrados en el tema de la domótica y el hogar.

Ahora mismo, por ejemplo, nos interesa focalizar nuestros esfuerzos en el mundo de los robots-fregona, pero también hemos hecho cosas relacionadas con la salud.

El robot que me encantaría fabricar sería uno que hiciera la colada y planchara

En este último caso hemos creado un sistema para que los médicos hagan visitas remotas a casa de sus pacientes. Esto, como te decía antes, es una de las ideas para mejorar el cuidado de los mayores.

Lo que quiero decir con esto es que tenemos que hacer un mundo en el que cada vez sea más fácil vivir en nuestra casa.

  • A nivel personal, ¿cuál es el robot que te gustaría fabricar pero que, aún, no cuentas con la tecnología necesaria?

Una de las cosa que no podemos hacer aún es manipular cosas u objetos. Hacer que un robot mueva las manos es sencillo en una fábrica o laboratorio, pero tiene un precio muy elevado si queremos llevar esa tecnología a nuestra casa.

Por eso, el robot que me encantaría fabricar sería uno que me hiciera la colada. Concretamente, que cogiera la ropa, la pusiera en la lavadora y la planchara. Ya estamos investigando el tema, pero el camino es largo.

A día de hoy los robots pueden moverse por el suelo y entienden cuándo deben recargar la batería para que su trabajo sea más eficiente, pero la comprensión de los mismos es muy limitada.

Si, por ejemplo, quisiera decirle que fuera a la cocina y me trajera una bebida podría hacerlo, porque la tecnología está. Es decir, entienden esa orden, pero lo que no comprenden es dónde está la cocina. Entienden la petición pero no el mundo que les rodea.

Nuestra siguiente meta en la industria robótica es hacer que las máquinas entiendan el mundo que les rodea

Volviendo a nuestra conversación anterior, y aunque la IA está muy avanzada en empresas como Google, los robots de hoy en día no saben dónde está la cocina o el frigorífico.

Así que lo siguiente que queremos hacer es que las máquinas entiendan el mundo que les rodea. De esa forma seremos capaces de decirle a Roomba que limpie la cocina, y lo hará.

Eso sí, aún faltan unos 5 ó 7 años para pedir un refresco, y que nuestro Roomba sepa lo que es una lata, pero faltan muchos más para que este dispositivo sepa lo que es la ropa (porque no tiene forma definida). Pero odio hacer la colada, y es el robot que más me interesa construir.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.