Entrevistas

Celia Díaz-Pardo (Women in Mobile): “La tecnología no cura el machismo, pero puede abrir nuevos caminos a las mujeres”

Women in Mobile

Entrevistamos a Celia Díaz-Pardo, cofundadora de Women in Mobile, un evento tecnológico para mujeres que se celebra en paralelo al MWC. Nos ha hablado sobre la situación actual de las mujeres en el sector CTIM y los posibles avances de cara al futuro.

Esta semana ha tenido lugar el Mobile World Congress 2018, un evento donde cada año, además de ver los últimos avances digitales, también vemos la discriminación de genero en el sector tecnológico. Se habla mucho de las novedades en Inteligencia Artificial, dispositivos IoT, Blockchain y en la conexión 5G, pero no tantos comentan la escasez de ponentes mujeres que acuden al evento.

Ante la falta de visibilidad de mujeres en uno de los congresos tecnológicos más importantes a nivel mundial nació Women in Mobile, un evento que tiene lugar de forma paralela al MWC con el fin, no sólo de mostrar las últimas novedades tecnológicas, sino también de dar visibilidad a las mujeres en el sector CTIM.

Women in Mobile 2018 es la cuarta edición del proyecto, que logra atraer entre 300 y 400 mujeres. Cada año se centran en un tema tecnológico distinto, en esta ocasión la Inteligencia Artificial, contando con la presencia de ponentes mujeres de empresas como Goolge, AVA y Blablacar. No obstante, aún queda mucho por hacer para eliminar la desigualdad de género integrando a las mujeres en un sector al que pertenecen, pero donde carecen de reconocimiento y representación.

Sólo uno de cada cuatro trabajadores del sector tecnológico español es mujer

Y no solo se trata de eliminar las barreras que existen entre las mujeres y las oportunidades laborales en el sector CTIM, sino también usar la tecnología como herramienta para luchar contra esta desigualdad. Así nos lo cuenta Celia Díaz-Pardo, cofundadora de Women in Mobile y consultora en LF Channel, agencia de comunicación especializada en TIC.

  • En 2015 tuvo lugar el primer Women in Mobile dejando claro que las mujeres también pertenecen al sector CTIM. ¿Qué ha cambiado en estos cuatro años?

Nuestros eventos forman parte de la agenda paralela al MWC – la llamada off agenda – y se caracterizan por tener 100% de ponentes mujeres. Women in Mobile nació para tomar la iniciativa y conseguir que las mujeres tuvieran más presencia y más visibilidad en el sector de la tecnología móvil, cambiando la realidad que veíamos y aún vemos. En 2016, el MWC presentó 47 keynotes, de las que 4 de las ponentes eran mujeres. Este año, de 37 keynotes, hay 7 mujeres, así que el porcentaje ha mejorado en cuanto al apartado keynotes cuando menos. Además, desde el año pasado se ha sumado una línea de acción llamada Women4Tech y hay más talleres de mujeres emprendedoras en el 4YFN, así como talleres dirigidos a las mismas. Esto nos parece positivo pero no suficiente, en especial considerando los recursos que mueve el MWC y el sector. En 2017 hemos visto a las mujeres encabezar distintos movimientos que enfrentan tabús impuestos: metoo, contra el silencio ante el acoso sexual; whitewednesday contra el sometimiento a llevar velo por imperativo legal, entre otras. Las iniciativas emprendidas por mujeres para impulsar el acceso de las mujeres a la tecnología son también cada vez más e indican que hay unas carencias causadas por factores de discriminación estructural que siguen sin solución estructural.

Si las mujeres perdemos el tren de la tecnología la igualdad de género puede convertirse en inalcanzable

Por ahora los cambios reales en los principios básicos, los que se traducen en igualdad salarial, ambientes laborales sin discriminación o acceso real por méritos a cargos directivos, siguen siendo demasiado lentos.  El Foro Económico Mundial preveía en 2016 que, al ritmo actual, la igualdad de género se alcanzaría dentro de 100 años. La tecnología avanza muy rápido y podría ser la palanca que necesitamos para acortar este plazo. Y si las mujeres perdemos el tren de la tecnología la igualdad de género puede convertirse en inalcanzable si no se hacen cambios más profundos: en la educación, y también en las empresas y en la sociedad en general.

  • Y, ¿cómo crees que cambiará la situación de las mujeres en el sector CTIM en los próximos 4 años? ¿Qué actores son claves para impulsar la presencia y visibilidad de la mujer en este sector?

Con las ayudas adecuadas, la alta demanda de perfiles digitales puede ser una buena oportunidad para incorporar más talento femenino al sector de la tecnología. Se estima que la industria TIC crea alrededor de 120.000 nuevos puestos de trabajo cada año, y esa industria tiene evidencias de que necesita diversidad para ofrecer productos y soluciones que satisfagan a los distintos tipos de consumidores. Hay estudios de McKinsey que demuestran que si las mujeres participaran en la economía de forma idéntica a los hombres, supondría un aumento de hasta 28 billones de dólares, o el 26% del PIB anual global, respecto a un escenario en el que se siga como hasta ahora.  Este impacto equivale grosso modo al tamaño de las economías actuales de EEUU y China, sumadas. Pero también sabemos que la resistencia al cambio es a menudo más potente que el atractivo de ganar. ¿Pesará más la oportunidad de mercado o los estereotipos y el interés por no alterar el orden establecido?

si las mujeres participaran en la economía de forma idéntica a los hombres, supondría un aumento de hasta 28 billones de dólares

Nosotras llevamos cuatro años atrayendo a entre 300 y 400 personas, 97% mujeres, con un evento en el que todas las ponentes son mujeres hablando de temas técnicos. Pero la mayoría de eventos de tecnología siguen capitalizados por hombres, y cuando preguntas por qué te responden que cuesta mucho encontrar ponentes mujeres. Es chocante que nosotras podamos hacerlo, simplemente es algo que nos ocupa y preocupa, y sobre todo nos motiva: los ingredientes son sencillos, pero hacer las cosas como se han hecho siempre es mucho más cómodo en todos los sentidos.

El cambio pasa por apoyar una educación no sexista a todos los niveles, en la formación y en la sociedad – la familia y entorno. Y, en las empresas, por formar e incorporar a más mujeres, implantando sistemas de selección y promoción sin sesgo de género, y también por dar a los hombres la oportunidad real de compartir la baja maternal/paternal, entre otros símbolos. Los gobiernos y Administraciones Públicas deberían apoyar el cumplimiento efectivo de las políticas de igualdad, con especial énfasis en CTIM, que abarca sectores hoy estratégicos, y ojalá portadores de cambios radicales para bien del modelo productivo. Y también son claves las personas individuales, los grupos, los colectivos que creen en un reparto de roles distinto al hoy dominante que, como intentamos en Women in Mobile, hacemos de recordatorio y, esperamos que de inspiración, mostrando a mujeres de talento, como muchas que podrían seguirlas.

  • No solo es un tema de presencia, sino de igualdad de condiciones. Un reciente estudio realizado por la UGT revela que las mujeres cobran de media 6.000 euros menos que los hombres en España. ¿Cómo podemos acabar con la brecha salarial? ¿Crees que llevará más tiempo en el sector CTIM que en otros sectores?

En efecto, se trata de garantizar la equiparación tanto en el acceso efectivo de las mujeres, que pasa por remover los obstáculos que incluyen la discriminación y las situaciones de acoso y que todos sabemos que se producen. Y también equiparación en la presencia en el ámbito de las CTIM en condiciones iguales para tareas y responsabilidades iguales, y en la visibilidad.

La brecha salarial es un mal generalizado, en la mayoría de los sectores y en la mayoría de los países de nuestro entorno, porque es el síntoma de una desigualdad estructural, del sistema. Igual que lo es la feminización de la pobreza y que a las mujeres se les ofrecen condiciones más precarias que a los hombres. En esto tenemos trabajo unas y otros, y también juntos. A las mujeres, les animamos a pedir ese aumento o ese ascenso que creen merecer, sin esperar a que se lo den; y a los hombres – a ellos, porque que copan mayoritariamente la toma de decisiones, y parece justo pedirles responsabilidad por las consecuencias de las mismas -, les deberíamos exigir buscar la excelencia y el talento sin más; mirar currículums sin saber si es de hombre o mujer puede ser un buen experimento. Y los estereotipos y roles sociales son muy poderosos y nos limitan a todas y todos. Queremos que más mujeres entren en las áreas CTIM, pero no en condiciones precarias ni por cubrir cuotas. A las mujeres nos tocará empujar el cambio y cuestionar las inercias y los estereotipos, buscando alianzas con esos hombres que quieren vivir en otro paradigma, porque eso beneficia a toda la sociedad.

Mirar currículums sin saber si es de hombre o mujer puede ser un buen experimento

¿Llevará más tiempo en el sector TIC que en otros? Es un sector que sigue asociado a unos estereotipos ingenieros y programadores en el centro de la ecuación. ¡Y queremos más mujeres técnicas, pero no solo! Y algo se está explicando mal cuando cada vez hay menos que se matriculan en estas carreras. Pero es que uno de los sectores más potentes como el de la movilidad, y en particular el de las apps, genera puestos técnicos a partir de otras formaciones de base y debería ser puerta de entrada para muchas mujeres y punta de lanza para combatir estereotipos desde dentro. Máxime cuando es un sector que avanza a una velocidad mayor que otros y que influye en otras industrias y en todos los órdenes de la vida como pocos sectores. Además, parece ser que el sector TIC genera mejores oportunidades laborales: según datos de la Comisión Europea de 2016, en Europa, las mujeres TIC ganan casi un 9% más que las que ocupan cargos similares en sectores de servicios no-TIC. Esto no quiere decir que la brecha salarial sea distinta a otros sectores, pero si que es una oportunidad para disminuir la precariedad laboral que afecta en mayor medida a mujeres que a hombres. Y desde Women in Mobile trabajamos para dar visibilidad a modelos a seguir – role models -, porque no puedes ser lo que no puedes ver, y para apoyarnos e inspirar a otras mujeres, tengan la formación que tengan. Y a imaginar que las niñas puedan elegir y ser lo que quieran, y que ellas, a cualquier edad, también lo pueden hacer.

  • ¿Porque en las ciencias de la vida y la salud, ya nadie se extraña de ver a mujeres líderes, pero en el sector CTIM siguen teniendo más dificultades para acceder a puestos de responsabilidad y su tasa de abandono es mucho mayor que en otros sectores?

Las ciencias de la vida y la salud, de alguna forma se relacionan con las tareas de cuidado, un ámbito tradicionalmente aceptado para las mujeres desde la óptica patriarcal. Y aunque no fue fácil pasar de ser las cuidadoras y las enfermeras a ser las doctoras, las investigadoras o las científicas de hoy en día, la realidad demuestra que ser las que construyen y las que diseñan infraestructuras estratégicas es algo distinto y desafía el orden tradicional del nivel de decisión que puede quedar en manos de las mujeres. Es un orden en el que las ingenierías y los ámbitos CTIM en general se perciben como “más masculinos”, y en donde hay barreras invisibles a veces pero con consecuencias discriminatorias evidentes, como se ha mencionado.

Detrás del abandono de una carrera profesional hay causas complejas, y desde luego ni se resumen ni se centran en la referencia a la maternidad, que a menudo es más un detonante que un motivo. Hay estudios que lo relacionan con el ambiente de trabajo masculinizado en el que muchas mujeres no se sienten cómodas porque no se les trata como a iguales realmente; o por el tipo de objetivos que se fijan, que no reflejan los intereses o motivaciones de muchas mujeres; o simplemente, por la posibilidad de obtener satisfacción profesional sin tanto riesgo y desgaste personal. Por ejemplo, en entornos de programación se habla de mujeres que sufren el “síndrome de la impostora” porque se cuestiona su valía o su criterio cuando no se hace igual con compañeros hombres, por ejemplo. En España tenemos el triste caso del evento Gaming Ladies, que ejemplifica bastante un sustrato machista que está vivo y rampante: se tuvo que cancelar un evento no-mixto solo un día después de convocarlo, por el acoso sexista que sufrieron las organizadoras, con insultos, amenazas y comentarios vejatorios más propios de alguna caverna que de una sociedad smart. La tecnología no cura el machismo, pero podemos utilizarla para abrir nuevos caminos a las mujeres, para luchar contra la discriminación y para educar.        

  • Este año no solo volvéis a plantarle cara a la discriminación en el MWC, también otorgáis por primera vez el Premio Women in Mobile. ¿Cómo surgió esta nueva iniciativa y cuál es vuestro objetivo?

En Women in Mobile nos consideramos muy afortunadas con el éxito que ha tenido nuestra iniciativa, que cada año crece y tiene más prestigio, con una comunidad de en torno a 200 mujeres. Pero sabemos que no somos ni mucho menos las únicas que ponemos en evidencia la falta de espacios sin discriminación, de programas para dar acceso a las mujeres al mundo de la tecnología, o la infrarrepresentación en cargos ejecutivos, en eventos, en toma de decisiones. Creemos en sumar ideas y esfuerzos, en generar redes y conexiones entre mujeres y entre iniciativas similares, y crear un premio nos pareció una forma sencilla y clara para demostrarlo.

El evento anual que organizamos durante el MWC es un momento especial de máxima visibilidad para la causa de las mujeres y queríamos aprovecharlo para dar a conocer y reconocer a otros proyectos que como nosotras trabajan para tener más mujeres, más visibles y más fuertes en los ámbitos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática (CTIM). Ahora, cuando estamos a punto de anunciar la iniciativa ganadora del I Premio Women in Mobile, también valoramos mucho la oportunidad de establecer contacto con otros proyectos con objetivos similares a los nuestros. Esto nos permitirá tener puntos de referencia sobre el trabajo con otros colectivos a los que no nos dirigimos pero que forman parte de la solución: niñas, mujeres en desempleo o con precariedad laboral, mujeres mayores, mentoras, formadoras, etc.

  • ¿Qué requisitos deben cumplir las candidatas al premio y en qué os basáis para elegir a la ganadora?

Las iniciativas deben ser de y para mujeres, centrarse en las áreas CTIM con dos años de recorrido, y tener como objetivo contribuir a promover la igualdad de género, fortalecer a las niñas y a las mujeres en estos sectores y potenciar una mayor visibilidad y número de mujeres en ellos.

La ganadora la eligen las mujeres miembros de la comunidad WiM, en votación interna. Actualmente tenemos unas 160 miembros activas de entre cerca de 200 inscritas, todas trabajando en el entorno de las apps móviles, por lo que darles a conocer otras iniciativas del mundo de la tecnología y sectores CTIM en general es también un modo de potenciar las relaciones con otras profesionales, motivar a nuestras WiMs a ser mentoras, voluntarias, o colaboradoras de otros proyectos con objetivos finales similares a los nuestros.

  • En este caso se trata de una iniciativa para impulsar a las mujeres que ya están dentro del sector pero, ¿qué hace falta para animar a más mujeres a introducirse en el sector CTIM? Me imagino que también hay mucho que hacer a nivel educacional, para que las niñas no crezcan creyendo que la tecnología es cosa de chicos.

Les diría que la tecnología es el idioma del futuro y CTIM su mundo de lenguajes cada vez más, y que sigue siendo importante enseñarles filosofía y ética. Incluso si se inclinan por otros sectores, les animaría a acercarse a la tecnología. Y, empezando por las niñas, lo primero sería educar a los educadores – familia y escuela – para que tengan en cuenta que si exponen a chicos y chicas a las áreas de CTIM de forma experiencial, les permitirán escoger realmente. Que los animen por igual a inventar y asumir riesgos, usando la tecnología para hacer lo que quieran. Lo segundo, quizá, desmitificar lo que hay que estudiar para trabajar en tecnología o para qué sirve: vencer los miedos, aprender y probarla. Una doctora capaz de imaginar desde la tecnología puede liderar la mejor app para solucionar el problema que ella conoce bien y que difícilmente un/a ingeniero/a por sí mismo/a podría valorar en toda su complejidad. Y lo tercero, atreverse y seguir adelante con lo que les guste, digan lo que digan los demás, creyendo en sí mismas y dándose a valer. La mayoría de descubrimientos no existirían si todo el mundo se limitara a hacer las cosas como se han hecho siempre.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.