Empresa

Tesla: otra demanda colectiva por discriminación racial contra Elon Musk

elon musk compra dominio paypal

Elon Musk suma una denuncia por discriminación racial a la lista de problemas que acechan Tesla: problemas de producción, ventas decepcionantes, quejas de los fondos de inversión y otro sinfín de denuncias judiciales.

Tesla no deja de ser noticia pero, como le viene ocurriendo en los últimos tiempos, no por buenas nuevas llegadas desde la mente de Elon Musk. Y es que, parece que después de 15 años, su discurso evocador y atractivo ha dejado de ser suficiente para tapar todos los problemas que acechan al fabricante de coches eléctricos más famoso del mundo y que ostenta el dudoso honor de ser uno de los más valorados en Bolsa a pesar de no haber anotado ni un sólo euro de beneficio en toda su (ya larga) historia.

El pasado mes conocíamos el despido de 400 trabajadores de la compañía a causa del mal ritmo de ventas de sus principales vehículos, especialmente del Model 3, con una producción un 85% menor de lo previsto inicialmente por Elon Musk. Más recientemente, los principales fondos de inversión criticaban que Tesla lanzara al mercado vehículos potencialmente peligrosos con tal de ganar cuota de mercado. Goldman Sachs llegaba más lejos y, ante todo este panorama, recomendaba vender las acciones de Tesla. Antaño también conocíamos las denuncias de los operarios de sus fábricas por las malas condiciones laborales a las que están siendo sometidos y la persecución que Tesla hacía contra aquellos que osaban protestar u organizarse en un sindicato. A ello sumamos dimisiones clave en el programa AutoPilot y Solarcity y tenemos el cóctel perfecto para una novela de terror… o casi.

Todavía faltaba por añadir otro elemento a la ecuación, el de la discriminación sexual y racial. Pese a que Elon Musk ha dado numerosas conferencias defendiendo el liderazgo integrador y la diversidad como base de la innovación, lo cierto es que hace unos meses ya despidió fulminantemente a la trabajadora que denunció acoso sexual en su empresa. Pero el gran problema lo enfrenta ahora, con la tercera denuncia presentada en lo que va de año contra Tesla por comportamientos racistas.

Un grupo de trabajadores afroamericanos de Tesla ha elevado una demanda colectiva contra Tesla ante el Tribunal Estatal de California. Denuncian que fueron tratados por sus superiores de forma racista, usando insultos en referencia al color de su piel, y que la dirección de la firma ignoró por completo sus quejas. Todo ello sucedió en la planta de Fremont, en ese mismo estado y, casualmente, la misma que denunció las malas condiciones laborales y el caos, con igual respuesta por parte de Musk: todal indiferencia.

De hecho, algunos de los empleados que forman parte de esa demanda obtuvieron un curioso premio por soportar el racismo de sus compañeros: el despido por “no tener una actitud positiva“. Misma pauta que en el caso de la mujer acosada sexualmente y que los abogados de la acusación esperan demostrar que conforma una pauta de respuesta de Tesla ante cualquier empleado que se queje de su situación en la compañía.

Tesla no ha emitido ningún comunicado oficial al respecto de toda esta situación y tampoco ha respondido a las peticiones de información de los medios norteamericanos, como resalta Reuters.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.