Empresa

Tener muchos contactos en LinkedIn es menos útil de lo que crees

red de contactos networking smartphone

Aceptar todas las solicitudes de desconocidos en LinkedIn es menos productivo de lo que crees; descubre la inutilidad de tener una red masiva de contactos.

Acabas de insertarte en el mundo laboral y recientemente tu perfil de LinkedIn, por el que antes rodaban bolas de desierto, ha cobrado algo de vida y recibes diariamente nuevas solicitudes de usuarios a los cuales no conoces pero quieren conectar contigo.

A simple vista puede parecer positivo para tu futuro laboral, así que te lías a aceptar a todos mientras construyes una gran potente red de contactos creyéndote el rey del networking. No obstante, ¿tu lista de contactos realmente es tan potente, o solamente es grande?

Piénsalo: ¿cuál es el verdadero objetivo del networking? Conectar con profesionales con los que puedas establecer una relación mutua y útil en el mundo laboral; ya sea para pedirles una recomendación, recibir ayuda mientras buscas un nuevo empleo, delegar tareas e incluso comenzar un negocio juntos.

Ahora es el momento de plantearte cuántos de tus contactos realmente podrían echarte una mano; ¿saben lo que haces?, ¿conocen tus habilidades e intereses? ¿serías la primera persona que se les vendría a la mente al recomendar a alguien para un puesto? Probablemente no.

Cómo actualizar LinkedIn en función de la etapa laboral en la que estés

Esto no quiere decir que no debas aceptar solicitudes de desconocidos en LinkedIn, después de todo su objetivo es ayudarte a conectar con nuevas personas y oportunidades; su fin no es restringirlo exclusivamente a tu círculo cercano.

No obstante, es importante filtrar las invitaciones y aceptar las que te interesen y rechazar las que no. No se trata de ser cerrado, sino de ser más selectivo. Echa un vistazo al perfil y determina si te interesa el sector al que pertenece o te llama la atención algo que ha hecho; pregúntate: ¿este contacto puede aportarme algo profesionalmente? ¿puedo aportárselo yo a él?

Recuerda, prima calidad antes que cantidad.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!