Empresa

Sundar Pichai cancela un foro interno sobre igualdad tras el ‘memo’ machista

Los empleados de Google tienen miedo a compartir sus opiniones ‘no políticamente correctas’ sobre la igualdad de género en la empresa, tras la polémica del memorándum machista y el despido de su autor.

La diversidad e igualdad de género en las compañías tecnológicas ha sido siempre un tema delicado, la eterna asignatura pendiente. Hace poco os contábamos que las mujeres representan menos del 20% de la plantilla de las grandes empresas TIC, pese a los tímidos avances de las grandes del sector, como Facebook, Apple o Google. Y eso por no sumar los escándalos de acoso sexual que han azotado recientemente a firmas como Uber o Tesla.

El colmo de los males ha llegado estas últimas semanas, tras la filtración de un polémico memorándum escrito por James Damore, a la sazón ingeniero de Google, criticando las políticas de integración de la mujer en esta multinacional (“no se trata sólo de un problema de políticas: existen diferencias biológicas entre ambos géneros”), la corrección política sobre el asunto (“afecta negativamente a la productividad”) y pidiendo que Google dejara de tratar a las mujeres como un colectivo minusvalorado y abandonara cualquier intento forzado de lograr una representación paritaria.

El documento causó un gran revuelo dentro de la empresa, obligando incluso a Sundar Pichai -CEO de Google- a acortar sus vacaciones para poner orden. Lo primero fue despedir de forma fulminante al autor, James Damore. Lo segundo fue convocar una reunión abierta con todo el personal para discutir este controvertido memorándum, aprovechando las reuniones masivas que normalmente se celebran bajo el nombre de ‘TownHall’.

Google, acusada de pagar menos a las mujeres por el mismo trabajo

El encuentro se debía producir ayer jueves en Mountain View pero, finalmente, el propio Sundar Pichai canceló el foro apenas unas horas antes de su celebración. ¿La razón? Aparentemente, varios miembros de la plantilla de Google manifestaron su preocupación por ser identificados fuera de la compañía si hablaban con sinceridad durante la reunión. Un miedo justificado, en tanto que las preguntas de algunos trabajadores hacia la dirección -publicadas en el sistema interno ‘Dory’- comenzaron a filtrarse en Internet.

Desde Google -compañía cuyo 80% de su plantilla está compuesto por hombres- aseguran que el debate no se va a quedar en agua de borrajas, sino que se va a “encontrar una mejor manera, donde la gente pueda sentirse cómoda para hablar libremente” acerca del memorándum machista y sus implicaciones. Y es que, de acuerdo a algunas de la cuestiones filtradas, hay trabajadores preocupados por la falta de libertad de expresión en la firma (una censura por lo políticamente correcto, como la que le costó el puesto a Damore), mientras que otros critican los efectos sobre la motivación de los más jóvenes en tanto que saben que se priorizará el ascenso de sus compañeras féminas antes que el suyo en igualdad de condiciones.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.