Empresa

La razón científica por la que Apple cambia de presentador cada 10 minutos en la keynote

tim cook apple

Entre vídeos, demostraciones e invitados ningún presentador de Apple habla durante más de 10 minutos seguidos durante la keynote. No es para que los portavoces no se cansen, se trata de una estrategia de Apple basada en la neurociencia. Te lo explicamos.

Puede que estuvieras demasiado atento a las características del nuevo iPhone XS como para fijarte en un detalle peculiar de las keynotes de Apple: ningún presentador hablar durante más de 10 minutos seguidos.

Tim Cook, el CEO de la compañía, va dando paso a los distintos empleados encargados de presentar los nuevos y emocionantes productos, que a su vez reciben a otros miembros del equipo o invitados externos para hablar sobre una función o hecho específico.

Los presentadores no rotan para poder ausentarse a beber agua, sino para mantener nuestra atención e interés.

Según la neurociencia, nuestra mente es capaz de concentrarse plenamente en algo durante 10 minutos. La mayoría de las personas pasado ese plazo de tiempo tienden a desconectar durante una presentación, y la única manera de evitarlo es introduciendo algún cambio.

El cambio puede ser de cualquier tipo, desde un vídeo o una historia hasta una demostración. Y, además de hacer sus presentaciones lo más dinámicas posible, Apple también opta por cambiar el tono de voz que está escuchando su audiencia.

Todo lo que sabemos sobre el extremo secretismo de Apple

Veamos cómo lo hicieron en esta ocasión.

La keynote 2018 de Apple arrancó con un emocionante corto para dar paso a Tim Cook, quien habló durante 5 minutos a modo de introducción. Después entró en juego Jeff Williams para hablar sobre el nuevo Apple Watch, y a los 2 minutos paró de hablar para poner un vídeo del reloj inteligente. Hasta ese momento la atención de nuestra mente se había reseteado 4 veces.

Luego prosiguió Williams y habló otros 10 minutos que, entre aplausos y pausas, llegó casi a los 12 minutos. Después invitó a Ivor Benjamin, presidente de la asociación americana del corazón, quien hablo durante 2 minutos. Vuelve Williams: 4 minutos hablando y de nuevo otro vídeo, en el que habla Jony Ive. A los 2 minutos acaba el vídeo, Williams cierra su presentación y de nuevo aparece Cook. ¿Resultado? En 30 minutos vimos 3 vídeos y escuchamos 4 voces distintas.

Durante los 90 minutos restantes siguieron una dinámica similar. Incluso hubo un plazo de 15 minutos en el que subieron 9 personas al escenario.

Se trata de una técnica que tú también puedes emplear para hacer para captar la atención de tus oyentes durante tu próxima presentación.

Vía | Inc.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.