Educación

Las jóvenes ingenieras españolas, tras la estela de Ada Lovelace

Escrito por Redacción TICbeat

Ada Lovelace fue la primera programadora de la historia. 175 años después de que creara el primer algoritmo del mundo, su ejemplo sigue marcando el camino de las nuevas ingenieras informáticas, como destacan alumnas y profesoras de U-tad en este vídeo.

Británica, nacida en 1815, en una sociedad eminentemente machista y ultraconservadora para nuestros cánones actuales, Augusta Ada Byron tenía una vida cómoda por delante. De buena familia (su padre era el famoso poeta George Byron y su madre una prominente matemática), el propósito de las mujeres de aquella época no era otro que casarse con una persona pudiente y de buena reputación para tener hijos y perpetuar la estirpe.

Pero para Ada -reconvertida luego en Ada Lovelace tras su matrimonio- esto no era suficiente.

Integrando a las mujeres en el mundo STEM a través de la formación

El ambiente intelectual en que se crió hizo que su curiosidad despertase con una fuerza inusitada y un talento descomunal. Tanto que unió las dos pasiones de sus padres, para acabar escribiendo y desarrollando trabajos matemáticos a pares.

Pero su fama, el motivo de que Ada Lovelace sea la figura histórica que hoy conocemos, data de los años 1842 y 1843. En aquel momento, hace ahora 175 años, esta inspiradora mujer culminó sus notas sobre la ‘máquina analítica’, una calculadora desarrollada por su amigo Charles Babbage. Entre estos apuntes, Ada incluyó un algoritmo específicamente pensado para ser ejecutado por esta máquina, mediante una serie de tarjetas perforadas (iguales a las usadas por los primeros equipos de IBM, ya en el siglo XX).

Este trabajo está considerado como el primer antecedente histórico de un programa informático, por lo que Ada Lovelace es nombrada a menudo como la primera programadora de nuestro mundo.

U-tad: un centro universitario en el que los estudiantes repiten experiencia

Este noviembre se cumplen 165 años desde su prematuro fallecimiento, a los 37 años, debido a un cáncer de útero. Pero su ejemplo ha servido de espejo donde mirarse no sólo la industria tecnológica, sino muy especialmente las mujeres que han decidido orientar sus carreras profesionales hacia la informática y la programación.

En un sector donde las mujeres siguen estando infrarrepresentadas frente a los hombres, ejemplos como el de Ada Lovelace sirven de inspiración y referente para las nuevas generaciones de ingenieras informáticas.

Así lo entienden (y lo viven) algunas de las futuras promesas de esta industria, como Ana Casado (antigua alumna de U-tad y profesora de Programación en Talentum Schools) o ​​​Claudia Rodríguez (alumna de segundo curso del Grado de Ingeniería del Software en U-tad), a quienes TICbeat ha reunido en una interesante conversación sobre sus aspiraciones y los retos que viven para consolidarse en un mundo todavía demasiado masculino.

Junto a Pilar López Frutos (profesora del Grado de Ingeniería del Software en U-tad), ambas han resaltado los avances en pro de la equiparación que se han vivido en los últimos tiempos, a la vez que han destacado la enorme oportunidad que este mercado brinda para aquella que decidan formarse en habilidades digitales y STEM.

Y es que, como culmina Pilar López, la estela de Ada Lovelace sigue muy viva entre las jóvenes programadoras de nuestro país. Del Reino Unido del siglo XIX a la España del siglo XXI, el talento femenino cada vez se abre más paso en la Ingeniería del Software con el apoyo y el reconocimiento de organismos públicos, empresas e instituciones educativas como U-tad.

Si estás interesado en las titulaciones de U-tad no te pierdas la próxima Jornada de Puertas Abiertas que tendrá lugar el próximo 18 de noviembre en el Campus de Las Rozas.

TICbeat para U-tad

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.