Educación

Las claves para criar a un hijo bilingüe

padres e hijos

Te contamos todo lo que necesitas saber para criar a un hijo bilingüe. Descubre las mejores estrategias para que los niños aprendan un segundo idioma en casa.

Antes de nada es importante desmentir un gran mito: criar a hijos bilingües no les confunde ni tiene porque retrasar el aprendizaje del habla. Que un niño tenga la posibilidad de aprender un segundo idioma desde una temprana edad es una oportunidad excelente y una inversión de futuro.

También es crucial tener en cuenta que decir que los niños son como esponjas es un tanto exagerado. Por muy joven que sea, nadie aprende a hablar un idioma de la noche a la mañana; es cierto que, los menores de 5 años tienen una facilidad mucho mayor, pero siempre exige constancia y paciencia.

Así, el hecho de que tu hijo ya sea mayor de 5 años no significa que sea demasiado tarde para que aprenda a hablar otro idioma fluidamente. Hasta los 10 años seguimos teniendo una gran capacidad para aprender idiomas, así que no descartes darle una educación bilingüe simplemente porque ya no esté en preescolar.

La mejor manera – y casi la única – de criar a un hijo bilingüe es que se vea expuesto a ambos idiomas de forma habitual y constante. Esto evidentemente es más fácil si reside en un país donde se habla un idioma diferente al que escucha en casa. No obstante, no tienes que irte a la otra punta del mundo para que tu hijo hable otro idioma. Huffpost revela algunas de las estrategias clave para educar a un hijo bilingüe en función de las distintas situaciones que puedan darse:

  • Uno de los progenitores habla un idioma distinto al del país donde residen: Imaginemos que uno de los progenitores habla inglés, el otro español, y ambos residen con su hijo en Inglaterra. Lo ideal sería que cada progenitor le hable en su idioma nativo – es decir, uno en español, y otro en inglés.
  • Ambos progenitores hablan un idioma distinto al del país donde residen: Este sería el caso de una familia española viviendo en Inglaterra. Es clave que el niño se críe en ambos idiomas, por lo que sería importante que el niño fuera a un colegio inglés pero que en casa sus padres le hablaran en español. Esta regla ha de seguirse aunque uno de los padres hable inglés: un idioma en casa, otro en el colegio.
  • Cada progenitor habla un idioma distinto, que a su vez es distinto al del país donde residen: Recurramos de nuevo a los ejemplos: uno de los progenitores habla inglés, otro habla español y residen con su hijo en Francia. Lo recomendable es que cada progenitor hable con sus hijos en su idioma nativo, y que el menor aprenda francés en el colegio. Eso si, necesitará clases de refuerzo al principio para acostumbrarse.
  • Uno de los progenitores habla un segundo idioma diferente al del país donde residen: Pongamos en situación: ambos progenitores hablan inglés y residen con su hijo en Inglaterra; no obstante, uno de los progenitores habla francés como segundo idioma. En este caso es recomendable que el segundo progenitor le hable al niño en francés, pese a ser un segundo idioma. También resulta beneficioso que el niño tenga un apoyo extra para aprender el segundo idioma, yendo a un colegio francés por ejemplo.

Dudas frecuentes sobre criar a un niño bilingüe

hablar-nino-violencia-terrorismo

  • ¿No confundiremos a nuestro hijo si le hablamos en dos idiomas?: No. Babycenter desmiente este mito y explica que de hecho, los bebes son capaces de distinguir entre dos idiomas pocos días después de nacer si son muy diferentes; en el caso de que ambas lenguas guarden similitudes empezarán a diferenciarlos a partir de los 6 meses.
  • ¿Nuestro hijo acabará mezclando idiomas?: Probablemente si, pero esto no significa que no sepa distinguirlos. Cuando una persona bilingüe no sabe una palabra, tiende a recurrir a su otro idioma para expresarse. No obstante, con la edad y a medida que aprendan más vocabulario empezarán a mezclarlos menos. Eso si, en muchos casos las personas bilingües usan expresiones y palabras del otro idioma por el mero hecho de que suenan mejor o les ayuda a expresarse.
  • ¿Basta con que vean la televisión en el otro idioma?: Definitivamente no. Es importante que escuchen el idioma de manera constante y habitual. Además, tienen que verse expuesto al idioma en todo tipo de ámbitos, y ver un programa en la televisión no es suficiente.
  • ¿Es posible ser trilingüe?: Hay disparidad de opiniones respecto al número de idiomas que un niño puede aprender a la perfección, pero todo apunta a que ser trilingüe es completamente factible, e incluso pueden aprender también una cuarta lengua. Eso si, es importante que al niño no se le impongan los idiomas de manera forzosa, sino de manera natural en su entorno. Un claro ejemplo de un niño trilingüe es aquel que se cría con un progenitor inglés y otro español residiendo en Francia, por ejemplo. Eso si, en caso de que, por ejemplo, fueran dos progenitores hispanohablantes residiendo en Inglaterra algunos recomiendan esperar a que domine los dos primeros idiomas antes de introducir el tercero.

Aprender estos idiomas merecerá la pena, pese a su dificultad

  • ¿Debería hablarle a mi hijo en inglés aunque no sea mi idioma nativo?: Si uno de los progenitores está aprendiendo un nuevo idioma no hay problema con que le hable a su hijo en la nueva lengua, pese a no tener un dominio perfecto. En una entrevista con El País, la coordinadora del British Council explicó que es beneficioso que los niños vean a sus padres intentando aprender un nuevo idioma y disfrutando de ello ya que les motivará a hacer lo mismo. Puede que a muchos les preocupe que el niño no aprenda bien el idioma, ya que el progenitor no tendrá un acento nativo y cometerá errores; sin embargo, la logopeda Valeria Ávila explicó que el acento del padre no influye al del niño, y que a través de enseñanza complementaria el niño irá adoptando su propio acento, así como eliminando y corrigiendo errores.
  • ¿Qué otras actividades pueden ayudar a mi hijo a aprender un segundo idioma, como inglés?: Además de intentar que vaya a un colegio bilingüe, o a clases extraescolares, es muy beneficioso que el niño vea películas y series en inglés, y que los padres le lean cuentos en el segundo idioma. Además, es importante que de vez en cuando se vea completamente inmerso en un ambiente de habla anglosajón, sin posibilidad de comunicarse en español. Esto puede lograrse haciendo viajes, o programas de intercambio. También es recomendable que se junte con otros niños que solo hablen inglés, o tenga una cuidadora que no pueda hablar su idioma nativo para que se vea forzado a entenderla.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!