Educación

La ciencia rechaza el uso de portátiles y tablets como método para tomar notas y apuntes

los portatiles no recomendados para tomar apuntes

Piensa en regresar al boli y al papel. Según estudios recientes en Estados Unidos, el portátil en clase merma la capacidad de atención y empeora las calificaciones.

La tecnología hace tiempo que entró en nuestras aulas. Ya no es solo que la mayoría de información acerca de laboratorios y seminarios se administre en los llamados campus virtuales. Hoy en día gran parte de los universitarios acuden a clase con portátiles para tomar sus apuntes.

En cuanto a escalas menores de educación, ciertos colegios e institutos proporcionan actualmente a sus alumnos tablets a través de las que permitirles estar conectados al centro digitalmente.

Pues frente a esto las investigaciones no dejan por el momento espacio a la duda: los dispositivos tecnológicos distraen en el aprendizaje y los alumnos que se sirven de ellos en clase suelen tener peores calificaciones.

Así lo demuestra The New York Times a través de un artículo que incide en las repercusiones negativas del uso del portátil o tablet en clase.

Basado en varias investigaciones, las conclusiones recogidas en todas ellas establecen que los alumnos que toman sus notas en portátiles tienden a tener una comprensión más pobre de los explicado y a retener peor la información.

Bill Gates y Steve Jobs criaron a sus hijos lejos de la tecnología

Esto se debe a la clara distracción que los dispositivos tecnológicos conllevan debido a la sobre excitación a la que puede someterse un usuario. No sólo descargarse material adicional o buscar palabras que se desconocen, también revisar el correo o pasarse un rato por redes sociales provoca que los alumnos mermen su capacidad de concentración.

Por otro lado, también se ha comprado que tomar notas a mano ayuda a sintetizar y retener mejor la información que cuando esta labor se realiza a través del teclado.

La explicación parece residir en la complejidad de la tarea. Teclear resulta más rápido y automático que escribir a mano, por lo que las notas tomadas se parecen más a una mera transcripción. Es decir, lo escuchado a penas ha incidido en el oyente.

¿Cómo será el nuevo sistema educativo basado en la tecnología?

Por contra, al escribir a mano se debe llevar a cabo un acto de procesamiento de la información. Para poder recoger de manera más rápida lo que se dice hay que condensar. Así aunque las notas a mano resultaron más esquemáticas contenían los puntos principales de la exposición.

Los distintos estudios citados por el medio americano aluden a investigaciones donde el reparto de portátiles en el aula se llevó a cabo de manera aleatoria. De esta manera puede asegurarse una comparación entre alumnos menos sesgada que si se divide entre el uso de portátiles entre  estudiantes según sus calificaciones y rendimieto.

El argumento más fuerte en contra de permitir esa elección es que el uso de este tipo de ordenadores perjudica también el aprendizaje de los estudiantes a su alrededor. Las pantallas suponen un tipo de contaminación en el aula que afecta a los estudiantes que están cerca de ellas. Es decir, aquellos que se encuentran próximos a una pantalla suelen sucumbir a la tentación de mirar y con ello pierden también concentración en el aula.

Aunque todas estas investigaciones han sido realizadas en niveles universitarios, los especialistas advierten que es muy probable que el uso del portátil o la tablet en las aulas no sea recomendable tampoco en colegios e institutos.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.