Educación

En Alemania puedes conseguir trabajo sin ir a la Universidad, ¿qué falla en España?

En Alemania triunfa la FP Dual: los jóvenes cobran hasta 800 euros mensuales mientras cursan sus estudios y consiguen trabajo nada más acabar sin ir a la Universidad. En España este mismo modelo de estudios está disponible, pero falla por estas razones.

En Alemania existe una atractiva alternativa a la Universidad: estudiar durante 2 años, mientras compaginas  de forma intercalada los estudios con unas prácticas en las que puedes llegar a cobrar 800 euros al mes. ¿Suena bien, verdad? Pero esto no es todo: un 68% de los alumnos consiguen trabajo nada más acabar los estudios, y es el principal motivo por el que la tasa de paro juvenil está debajo del 7% en Alemania. ¿Sabes de que hablamos?

Se trata de la Formación Profesional Dual, y también existe en España pero…no funciona igual. Pese a que un alto porcentaje del 70% de los alumnos que cursan una FP Dual en España consiguen trabajo nada más acabar, tan solo un 0,4% de los estudiantes optan por esta opción.

En Alemania, en cambio, el curso pasado 520.000 alumnos se inscribieron exitosamente en una FP Dual, y 80.600 se quedaron sin plaza. El modelo triunfa desde 1969, y ha formado a un 50% de la fuerza laboral actual. Y no es el único país donde triunfa este modelo de estudios. Según la OCDE, en España un 12% de estudiantes se matriculan en una FP, frente al 26% de media de los países miembros. La diferencia es aún mayor si nos referimos a la FP Dual: el 0,4% en España se compara con un 17% de media de los países de la OCDE.

Pero…¿por qué no triunfa la FP Dual en España, y en Alemania si?

Uno de los fallos básicos en España es que los estudiantes no conocen este modelo. En Alemania los colegios informan a los alumnos de sus opciones de formación, dejándoles claro que hay alternativas a la Universidad: no es la única vía para conseguir un buen trabajo. También entienden cuáles son los beneficios: cobrar mientras estudian, y conseguir un contrato de entre dos y tres años al acabar la formación.

No obstante, los alumnos no son los únicos que no conocen este modelo de estudio: solo 3 de cada 10 profesores han recibido información sobre la FP Dual, según establece un informe de la Fundación Bertelsmann. Así, las empresas también desconocen este modelo. Tanto los profesores como las empresas son clave para implementar este modelo y lograr que triunfe…y si no lo conocen poco van a conseguir.

A esto se le suma la actitud de los profesores que sí conocen el modelo: mientras que muchos entienden el programa como algo positivo, también son algo resistentes a formar parte de ello. El principal problema es que es una carga extra de trabajo, y se encuentran con muchas dificultades a la hora de organizar y coordinar el modelo. Según la Fundación Bertelsmann, es crucial darles mayor apoyo y reconocimiento a los profesores para que puedan realizar esta labor, empezando por reducir su carga lectiva.

Los profesores también se muestran escépticos ante el rol de las empresas, ¿realmente van a molestarse por enseñar al alumno, o se trata de una manera de tener mano de obra económica? ¿Perderán contenidos formativos del ciclo? Para calmar estos miedos, se deviene imprescindible velar desde la inspección educativa por el cumplimiento del programa formativo en las empresas. Ilustrar exactamente qué competencias profesionales adquirirá el alumno si pasa mitad de su tiempo en el aula y mitad en una empresa también es fundamental.

El sistema educativo debe enseñar a sus estudiantes a arriesgarse, dice Pichai (Alphabet)

Así, el modelo no está suficientemente regulado. No existen criterios comunes sobre la remuneración de las prácticas para toda España, y las empresas incluso pueden optar por no compensar económicamente a los estudiantes en algunos casos.

Tampoco está definido quién realiza la selección de los aprendices; naturalmente la empresa quiere poder escoger al alumno, pero el centro educativo no quiere dejarlo todo en manos de la empresa privada, que muchas veces no les genera confianza. Para solventar este problema por un lado se podría elaborar un acuerdo que estableciera el mecanismo y criterios de elección. También surgieren que el centro elabore un listado prefiltrado, y la empresa escoja entre los alumnos ya preseleccionados.

Para que el modelo funcionara, sería fundamental establecer criterios básicos homogéneos de la FP dual para todas las CCAA, suficientemente flexibles para adaptarlos a los distintos contextos y profesiones. Es básico que incluya condiciones como la remuneración del alumno, la vinculación contractual, el horario, la duración mínima de la estancia en la empresa y la formación del tutor en la empresa. Solo de esta manera se logrará que tanto los profesores y empresas, como alumnos, confíen en este modelo.

Vía | El País

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!