Educación

Cuántas horas debe ver la televisión un niño menor de 3 años

horas television menores

Cuántas horas deberían ver realmente la televisión un niño pequeño. Los especialistas recomiendan que nunca más de dos horas. Los menores de tres años, alertan, ni siquiera deberían tener relación con este tipo de dispositivos.

La enorme exposición a las pantallas  que vivimos actualmente es un fenómenos que no solo ha afectado a la población adulta. Cada vez son más los niños que pasan horas y horas delante de la televisión, el móvil o la tablet.

Aunque es ampliamente conocido el fenómeno de utilizar la tablet como herramienta que ayude a mantener callados y tranquilos a los más pequeños, los especialistas lo tienen claro, los menores no deberían ser sometidos a sesiones tan largas delante de las pantallas.

Siete de cada diez niños y niñas españoles (71%) comen al tiempo que ven la televisión o manipulan una pantalla táctil o el móvil como indica el V estudio CinfaSalud. Según el análisis de datos publicado por la Asociación de Usuarios de la Comunicación, los niños y niñas de entre cuatro y siete años son los menores de edad que más tiempo pasan frente al televisor, una media de 144 minutos por persona y día.

La televisión a la carta y la conexión permanente de smartphones y tablets ha permitido a los más pequeños poder acceder en cualquier situación a sus dibujos y juegos favoritos. El problema es que los menores ya no están delante de la pantalla solo durante el tiempo de casa, sino que también lo hacen fuera. Pero cuánto tiempo debería ver la televisión un menor.

Los cascos de Realidad Virtual: un posible riesgo para la salud de los niños

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) lo tienen muy claro al respecto: los menores de tres años no deberían tener contacto alguno con pantallas, mientras que los que superen esta edad deberían disponer tan solo de dos horas máximas al día.

A la edad de 18 años, el niño europeo promedio habrá pasado 3 años completos de su vida mirando
dispositivos, según el informe del psicólogo británico Aric Sigman. Por lo que es normal que los expertos comiencen a advertir del peligro que conlleva en los menores ver tanta televisión.  Entre estos daños destacan problemas en el desarrollo físico y cognitivo del niño como obesidad, déficit de atención o falta de empatía.

Limitar antes que prohibir

Para solucionar esto, desde la AAP recomiendan imponer límites de tiempo antes que prohibir por completo el acceso a las pantallas. Marcar horarios desde el principio que el pequeño aprenda a cumplir y que después vayan revisándose al crecer resultará más eficaz que querer cortar de raíz un mal hábito que ya lleva tiempo dándose.

Como muchos expertos aconsejan, el problema no es la tecnología en sí, sino considerar esta como una cuidadora o un método para mantener a los pequeños tranquilos.

La mitad de los internautas españoles ya paga por servicios de televisión

Los programas deben ser siempre adecuados para su edad y deberán ser consumidos según los limites establecidos de horas que puede ver el menor y en compañía de adultos. También  desaconsejan poner televisiones en las habitaciones de los menores ni permitirles comer delante de la tele o el móvil.

A la hora de acudir al médico llevar un libro o un juguete para el tiempo de espera es lo recomendable, ya que ayuda a que el menor aprenda a gestionar su capacidad de distracción y aprende a comportarse en las situaciones de aburrimiento o innactividad.

En resumen límites de tiempo y consumo responsable y vigilado es lo más conveniente en cuanto a la relación de los menores con las pantallas.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.